Detalle

Los graduados de la ESCAC logran siete Premios Gaudí

Notícia | 20-01-2020

Este domingo, 19 de enero, se entregaron en Barcelona los XII Premios Gaudí a las mejores películas catalanas del año pasado. En esta edición, la Academia del Cine Catalán (ACC) ha reconocido con siete galardones el trabajo de seis profesionales formados en las aulas de la Escuela Superior de Cine y Audiovisuales de Cataluña (ESCAC), adscrita a la Universidad de Barcelona. Con estas distinciones, los graduados de la ESCAC suman ya un total de 44 premios Gaudí a lo largo de doce ediciones.

La graduada de la ESCAC Belén Funes fue una de las grandes triunfadoras de la noche con La hija de un ladrón, su opera prima, que obtuvo tres galardones importantes: mejor película en lengua no catalana, mejor dirección y mejor guion, que firma la misma Funes con Marçal Cebrian, otro graduado de la Escuela. En su film de debut, Funes retrata a una joven madre soltera del extrarradio barcelonés que vive en un piso de acogida, se deja la piel trabajando y mantiene una relación complicada con su padre, que acaba de salir de la cárcel. Protagonizada por Greta Fernández y su progenitor en la vida real, el veterano actor Eduard Fernández, la película también cuenta con la participación de otros graduados de la Escuela: Neus Ollé (fotografía), y Enrique G. Bermejo y Sergio Rueda (sonido). Ahora, el recorrido de La hija de un ladrón sigue en los Premios Goya, que se entregarán el sábado 25 de enero, y en los que el largometraje opta a dos estatuillas: mejor dirección novel, para Belén Funes, y mejor actriz protagonista, para Greta Fernández.

También triunfal fue el paso por Gaudí de los exalumnos Ana Pfaff, Sylvia Steinbrecht y Oriol Maymó. Por un lado, Ana Pfaff ganó el premio al mejor montaje por Els dies que vindran, de Carlos Marqués-Marcet. Se trata del segundo Gaudí para Pfaff, después de Verano 1993 (2017). Por otro, Sylvia Steinbrecht consiguió el premio a la mejor dirección artística por la película Elisa y Marcela, de Isabel Coixet, a su vez licenciada en Historia Contemporánea por la UB. Oriol Maymó, por su parte, ganó el Gaudí a la mejor dirección de producción para Quien a hierro mata, el último trabajo del director Paco Plaza.

Por último, el graduado Aritz Cirbián subió al escenario de los Gaudí a recoger el premio especial del público por la película 7 razones para huir, de la que es productor. Dirigido por los debutantes Esteve Soler, Gerard Quinto y David Torras, el film también es fruto del trabajo de otros graduados de la Escuela: Anaïs Urraca (montaje), Laia Casanovas (sonido) y Xavi Toll (productor delegado).

Aparte de los siete premios conseguidos, la ESCAC también ha tenido una representación destacada entre los nominados de esta duodécima edición del certamen: de las 53 producciones que competían, había once con talento ESCAC, que sumaban un total de dieciocho nominaciones en once categorías diferentes.

Todos estos premios y nominaciones a los Premios Gaudí son una muestra más de la excelencia de la ESCAC en la formación de los nuevos talentos de la industria cinematográfica: técnicos y cineastas de primer nivel que aumentan el prestigio y la calidad artística del cine catalán.