Crítica Perspectives

La nueva adaptación de ‘Rebecca’ es lineal y empalagosa

Comparativa de les dues versions del film Rebecca

Lineal, empalagosa, sin nada más que decir. Estos son algunos de los adjetivos que se podrían utilizar para describir la nueva adaptación de la película Rebecca, dirigida esta vez por el director Ben Wheatley. Estrenada el 16 de octubre de 2020 en Netflix, el público esperaba ver, al parecer, algo diferente, novedoso y atrayente a lo que ya se había visto en la adaptación que hizo Hitchcock en 1940, con Joan Fontaine y Laurence Olivier como protagonistas, de la historia escrita por su autora original, Daphne du Murier.

La reciente adaptación empieza con un plano general de la gran mansión de Manderly, situada en Cornualles (Inglaterra), cerca de unos preciosos acantilados característicos de la región inglesa, con una voz en off que explica y deja entrever lo que puede haber pasado en la casa. La trama empieza en Mónaco y narra la historia de una chica de clase media, interpretada por Lily James, que empieza a trabajar como acompañante de la señora Van Hooper, interpretada por Ann Dowd, una mujer de clase alta. La chica, una dama de compañía, se encarga de hacer todos los recados que las señora Van Hooper desee.

Como cada día, la joven pide mesa en el restaurante del hotel donde se alojan. En ese preciso momento conoce a Maxim de Winter, interpretado por Armie Hammer, un famoso aristócrata que hacía un año acababa de perder a su mujer, la difunta Señora de Winter, de la que todo el mundo quedaba prendado nada más verla. Muchos decían, incluso, que hacían una pareja perfecta. Van Hooper, al enterarse de que el famoso aristócrata se aloja en el mismo hotel, se acerca a la mesa donde comen y es así cómo la chica y de Winter empiezan a tejer una íntima relación. Durante las escenas amorosas de la pareja, queda muy reflejado y marcado el enamoramiento que ambos sienten, haciendo que las escenas sean mucho más dulces y románticas, con una gama cromática de puesta en escena con tonos muy claros y pastel, lo que acentúa la idea de amor romántico.

Además, los lugares donde la pareja empieza a conocerse son hermosos y, algunos, muy parecidos a los que aparecen en la versión de 1940. Este último hecho refleja cómo el director ha querido ceñirse a la historia original utilizando prácticamente los mismos lugares. La película continua y un tiempo después, debido a unos imprevistos, Van Hopper le comunica a su acompañante que se tienen que marchar de inmediato. La joven inmediatamente corre a contárselo al Señor de Winter quien, al final, le propone precipitadamente matrimonio.

A medida que van pasando los días, la nueva señora de Winter empieza a sentirse presionada por todos quienes la rodean, sobre todo por la señora Danvers, interpretada por Kristin Scott Thomas, que se encarga especialmente de hacerle pensar que Maxim no la quiere y que nunca será suficiente para él. Debido a todos esos tormentos, que Wheatley exagera, la chica empieza a desarrollar una locura que la llevará a exigirse ser tan perfecta como la primera señora de Winter, un papel que Lily James ha demostrado que sabe interpretar con creces. Durante esas escenas, se observa cómo el ambiente de la casa oscurece, dando importancia y exageración a la locura que la actual señora de Winter empieza a padecer, algo que también logra la música que acompaña en todo momento la historia. A lo largo de la trama, se observa cómo la banda sonora pasa a ser agradable y suave mientras que en momentos de tensión transmite intriga, frialdad e incluso miedo. De repente, el film da un giro de 180 grados y la imagen que todos tenían sobre la difunta cambia totalmente cuando unos buzos encuentran su cadáver en el fondo del mar.

A partir de entonces, de igual manera que en la primera adaptación realizada por Hitchcock, la película pasa de ser una historia de amor a una historia en la que se intenta averiguar quién ha sido el asesino de la primera señora de Winter, pareciéndose así a una novela policíaca. A pesar de que la realización, los efectos especiales empleados en la obra audiovisual y la interpretación de los actores principales es buena, no se ha podido ver nada más novedoso, ni distinto a lo que ya se había visto en la primera adaptación de Hitchcock. Solo se ha observado una gran exageración de la historia de amor, la locura que sufre la segunda esposa de Winter y un decorado estilo rococó que hace que la película se haga demasiado ostentosa y llamativa para lo que realmente es. En definitiva, un film que presenta una idea audiovisual sin objetivo marcado y deja indiferente.

Rebecca
Director: Ben Wheatley
Intérpretes: Lily James, Armie Hammer, Kristin Scott Thomas, Sam Riley, Ann Dowd
Género: Intriga, drama, romance Y thriller
Duración: 121 minutos
Foto encabezado: SELZNICK INTERNATIONAL PICTURES Y NETFLIX
Mireia Ridao

Alumna del Grau Comunicació i Indústries Culturals. M'especialitzo sobretot en continguts d'actualitat relacionats amb la cultura, la ciència i la societat. Vull fer-vos veure el món des d'una altre perspectiva.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *