Skip to main content
Microscopio

La experiencia de doctorarse en la UB

La excelencia académica de la UB atrae a estudiantes de todo el mundo. Seis estudiantes de doctorado extranjeros nos explican su experiencia

Doctorarse en la UB no es tan solo obtener un título, sino que supone la oportunidad de desarrollar un proyecto de investigación en una universidad que destaca por sus niveles de excelencia en investigación: entre las de España, es la mejor situada en los rankings internacionales. Este prestigio atrae cada año a estudiantes de distintos países en materias tan diversas como antropología, educación, economía o nanotecnología. Algunos de ellos han realizado todo este proceso de forma virtual, a miles de kilómetros de distancia.

Franciele Corti: «La investigación que se hace en la UB es de alto nivel, y estar matriculada en un programa de doctorado de esta universidad permite colaborar con grupos de investigación consolidados»

El hecho de que nuestra universidad sea la mejor situada a nivel estatal en rankings internacionales actúa como reclamo para que estudiantes extranjeros la elijan a la hora de realizar el doctorado, un tramo decisivo de su formación académica. La Escuela de Doctorado de la UB organiza la formación y la preparación profesional de los estudiantes de doctorado. A través de ella, hemos hablado con algunos de ellos para que nos cuenten su experiencia.

Luis F. Pantoja (Ecuador), actualmente profesor en la Facultad de Ingeniería Mecánica de la Escuela Politécnica Nacional, en Quito, defendió en 2019 la tesis Carbon nanotubes grown on stainless steel for supercapacitor Applications, dirigida por el catedrático Enric Bertran y por el profesor Roger Amade, del Departamento de Física Aplicada. Se decidió por la Universidad de Barcelona porque ya había cursado el máster de Nanociencia y Nanotecnología en 2011: «Me llevé una grata sorpresa con el nivel de investigación en la UB. Cuenta con la infraestructura apropiada y con los recursos necesarios, y destaco el nivel de profesionalismo y calidad humana de las personas con las que traté».

Por su parte, Franciele Corti (Brasil), actualmente profesora asociada del Departamento de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación de la Facultad de Educación, se doctoró con la tesis La contemporaneidad de la relación pedagógica: un estudio de casos en un aula de secundaria, dirigida por la profesora del Departamento de Didáctica y Organización Educativa Cristina Alonso. Escogió la Universidad de Barcelona porque «la investigación que se realiza en la UB es de alto nivel y estar matriculada en un programa de doctorado de esta universidad permite colaborar con grupos de investigación consolidados y participar en proyectos competitivos nacionales e internacionales».

También en la Facultad de Educación, tenemos el ejemplo de Luisina Ferrante (Argentina), que está haciendo su doctorado a distancia, dirigida por Cristina Alonso. Con su investigación se propone «indagar en el modo de favorecer el uso de Wikipedia como herramienta pedagógica en procesos de alfabetización digital de la comunidad docente en Argentina, en el contexto de la pandemia y la virtualidad obligatoria». Su decisión de realizar estos estudios a distancia «estuvo relacionada con un interés personal por hacer un doctorado en el exterior». Las dificultades de cursarlo lejos, y con la diferencia horaria de por medio, se ven compensadas porque la UB «tiene muy buen nivel, y las propuestas para llevar adelante las experiencias de investigación son muy profesionales».

Uno de los ámbitos tradicionalmente potentes dentro de la casa, tanto en enseñanza como en investigación, es la economía, con grandes y reputados docentes a lo largo de la historia de la Universidad. Aquí encontramos a los doctorandos italianos Filippo Tassinari y Liliana Cuccu. Tassinari está cursando un doctorado dirigido por Miquel-Àngel Garcia-López (UAB e IEB) y Elisabet Viladecans-Marsal (UB e IEB). Su investigación se centra en las políticas innovadoras de movilidad urbana en un entorno más sostenible. «Me decidí por la UB porque el departamento al que pertenece el doctorado es realmente bueno, y por la ciudad de Barcelona». Los argumentos de su apuesta son muy claros: «Viendo a la gente que me rodea y la calidad de sus investigaciones, creo que dentro de unos años la UB se convertirá en una institución reconocida mundialmente en el ámbito económico». Por su parte, Liliana Cuccu está trabajando en una tesis sobre cómo la automatización afecta a la competencia entre empresas y a las oportunidades de empleo entre diferentes categorías de trabajadores y regiones. La dirige el catedrático del Departamento de Econometría, Estadística y Economía Aplicada Vicente Royuela. Cuccu se muestra muy convencida de su elección: «La UB cuenta con un excelente grupo de investigación que trabaja sobre estos temas, el Grupo de Investigación de Análisis Cuantitativo Regional (AQR). Creo que la Facultad de Economía y Empresa produce investigaciones de alto nivel, que a menudo se publican en las mejores revistas de su área».


Maria Feliu
Maria Feliu es vicerrectora de Doctorado y Personal Investigador en Formación.


Por último, Gabriela Eljuri (Ecuador), actualmente profesora en la Universidad del Azuay, en la ciudad ecuatoriana de Cuenca, se doctoró en noviembre de 2020 en el Departamento de Antropología Social de la Facultad de Geografía e Historia. Lo hizo con la tesis El patrimonio cultural como escenario de prácticas, discursos y disputas: Las plazas del centro histórico de Cuenca, dirigida por Xavier Roigé. Cuando hablamos con ella, deja claro que eligió la UB «por el renombre de los miembros de su planta docente y por su trayectoria en los temas de cultura, antropología y patrimonio». Al igual que en el caso de Ferrante, cursó el doctorado de forma virtual: «Por razones personales, tuve que mudarme a Estados Unidos. La tesis la hice con la Universidad de Barcelona, mi caso de estudio estaba en Ecuador y yo, físicamente, en Arizona, triangulada entre los tres países». Vinculada profesionalmente a la gestión pública de la cultura y la academia, destaca que «la realización del doctorado ha sido una oportunidad para una aproximación a este ámbito desde una lectura más crítica», y manifiesta su deseo de «realizar una estancia posdoctoral en un futuro no muy lejano».

Para concluir, pedimos opinión a la nueva vicerrectora de Doctorado y Personal Investigador en Formación, Maria Feliu, incorporada al cargo en el nuevo equipo de gobierno del rector Joan Guàrdia. Plantea su gestión en torno a tres ejes: «El académico, centrado en la mejora de la formación; el de la gestión, para facilitar procesos, y el de las personas, con el objetivo de reducir los abandonos y las situaciones de angustia, así como erradicar situaciones de abuso o acosos». Además, para Feliu «los doctorandos deberían tener presente que investigación y transferencia han de ir de la mano, que no es solo un camino individual, sino que la investigación debe poder transferirse a la sociedad». Y sobre el estándar alcanzado por la UB, remata: «Necesitamos dar un paso más allá en las estructuras de investigación para fomentar sinergias entre grupos y mejorar la captación y retención de talento».

Liliana Cuccu
Filippo Tassinari
Franciele Corti
Luisina Ferrante
Luis F. Pantoja
Gabriela Eljuri