Skip to main content
Aula de la Universidad de Barcelona.

Inicio de curso con docencia mixta

¿Cómo se afronta el nuevo año académico? ¿Qué medidas se han tomado para garantizar la calidad de la docencia y, al mismo tiempo, preservar la salud de la comunidad universitaria?

El curso 2020-2021 viene marcado por la excepcionalidad que la crisis sanitaria de la COVID-19 ha provocado. A causa de ello, la Universidad de Barcelona ha optado por ofrecer un modelo de docencia mixta, que combina clases presenciales, en grupos pequeños y espacios grandes, con clases en línea, manteniendo siempre una interacción fluida y directa entre el alumnado y el profesorado, y con todas las herramientas necesarias para cumplir las medidas de seguridad recomendadas por las autoridades sanitarias.

La información relativa al inicio de curso de cada centro y sus respectivos estudios está disponible en los portales de cada facultad

Para facilitar la adaptación a este modelo de docencia mixta, la UB ha tomado distintas medidas, que afectan tanto a los estudiantes como a los docentes de la Universidad.

Respecto a los estudiantes, y para garantizar la conectividad a Internet y el uso temporal de ordenadores portátiles, la UB volverá a convocar el programa de ayudas Conecta UB, puesto en marcha hace unos meses y dirigido a los estudiantes con dificultades económicas que no disponen de las herramientas tecnológicas necesarias para continuar la actividad académica virtual. Durante el segundo semestre del curso pasado, más de 300 estudiantes se beneficiaron de estas ayudas, de las que ahora se abrirá una nueva convocatoria. La UB también adaptará su programa de becas propio, el bkUB, a la nueva situación de crisis económica. Este programa, dotado con 300.000 euros, está destinado a los estudiantes de grado y máster universitario que se encuentren en una dificultad económica sobrevenida y no puedan asumir el importe total o parcial de la matrícula.

Asimismo, la UB ha adquirido equipos informáticos portátiles que deben sustituir los ordenadores fijos para permitir el trabajo a distancia y la docencia en línea de su profesorado. También se ha invertido medio millón de euros en la adaptación de aulas en los centros para poder transmitir y grabar las clases en línea. Todo ello va acompañado de la puesta en marcha del programa de formación RIMDA - Docencia mixta, cuya finalidad es ofrecer apoyo y asesoramiento al conjunto del profesorado de la UB ante los retos que plantea el inicio del próximo curso. Hasta el momento, más de 250 docentes han participado en dicha formación.

La presencialidad en los centros

La Universidad de Barcelona está formada por dieciséis facultades, que ofrecen un total de 73 grados, 15 dobles grados, más de 150 másteres oficiales, y una extensa oferta de posgrados y másteres propios. Cada titulación es diferente y cada edificio también. Es por ese motivo que no se ha fijado un porcentaje determinado de presencialidad en este modelo de docencia mixta, sino que cada centro lo ha adaptado en función de sus espacios, el número de estudiantes y grupos, los horarios concretos y otras especificidades. Así, cada facultad ha determinado, para cada titulación, e incluso para cada asignatura, qué tipo de docencia conviene más hacer.

Sí que ha habido, sin embargo, una recomendación: intensificar la presencialidad en el primer curso, para poder dar una atención específica a los estudiantes que llegan por primera vez a la Universidad. Y también se ha trabajado para garantizar que los estudiantes, al matricularse, reciban toda la información necesaria sobre el nuevo curso, con los posibles escenarios que podrían producirse y que variarán en función de lo que decidan las autoridades sanitarias.


Estudiantes de la UB.
El uso de la mascarilla será obligatorio en la Universidad de Barcelona.


Un Plan de contingencia propio

La UB tiene un Plan de contingencia propio, que deriva del Plan sectorial de universidades aprobado por PROCICAT el 29 de junio, y que cumple, además, con la normativa sanitaria aprobada por las autoridades competentes con posterioridad. Las medidas establecidas en el Plan son de aplicación al conjunto de la comunidad universitaria, que incluye todas las personas que accedan a las instalaciones de la Universidad. El Plan contiene protocolos específicos de limpieza y desinfección, así como de mantenimiento de las instalaciones o medidas individuales de protección, como el uso obligatorio de mascarilla, la distancia interpersonal mínima, o la higiene frecuente de manos con agua y jabón o solución hidroalcohólica. Además, se prioriza la documentación en formato electrónico y se han establecido protocolos en el acceso a edificios (señalización, vías de entrada y salida, etc.), entre otras medidas.

Aula de la Universidad de Barcelona.
Estudiantes de la Universidad de Barcelona.
Pasillo de la UB.