Noticias

Inicio  >  Noticias > Abel Mariné: «Sin ciencia básica no se progresa»

Abel Mariné: «Sin ciencia básica no se progresa»

«Con la gestión, he aprendido mucho y he visto las cosas desde el otro lado de la barrera. Y no se ven igual».

«Con la gestión, he aprendido mucho y he visto las cosas desde el otro lado de la barrera. Y no se ven igual».

«Hay que ser muy prudentes a la hora de afirmar cosas, ya que corres el riesgo de ser demasiado rotundo, y todo evoluciona, la gente puede acabar no creyéndose nada si observa contradicciones»..

«Hay que ser muy prudentes a la hora de afirmar cosas, ya que corres el riesgo de ser demasiado rotundo, y todo evoluciona, la gente puede acabar no creyéndose nada si observa contradicciones»..

20/11/2012

Entrevistes

«La universidad es investigación, docencia y lo que Ortega y Gasset denominaba extensión universitaria», explica Abel Mariné Font, catedrático emérito del Departamento de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia de la UB. Mariné (Barcelona, 1943) es miembro del Instituto de Investigación en Nutrición y Seguridad Alimentaria de la UB (INSA-UB), centro adscrito al campus de excelencia internacional Barcelona Knowledge Campus (BKC), y es un destacado experto en nutrición y ciencias de los alimentos, en particular en el campo de las aminas biógenas y las poliaminas.

Mariné también ha sido director general de Universidades de la Generalitat de Cataluña (1986-1990), vicepresidente de la Comisión Interdepartamental de Investigación e Innovación Tecnológica (CIRIT) de la Generalitat de Cataluña (1991-1993) y miembro del Cuadro de Expertos en Seguridad de los Alimentos de la Organización Mundial de la Salud (1984-1988). Este año ha recibido el III Premio Ramon Turró que reconoce una trayectoria de excelencia en el campo de la nutrición y que otorga el Centro Catalán de la Nutrición del Instituto de Estudios Catalanes (CCNIEC), y que ha valorado su trayectoria científica y su actividad crítica como divulgador activo de las ciencias de los alimentos en los medios de comunicación.

Este texto es un extracto de la conversación que mantuvo con la catedrática M. Carmen Vidal, del Departamento de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia, y que pertenece a la colección de vídeos titulada 15 minutos con… que se publican en UBTV, el canal de vídeo de la Universidad de Barcelona. Podéis ver la conversación en este enlace.

 

Farmacia y bromatología


No creo demasiado en las vocaciones. Me gustaban muchas cosas, oscilé entre la Química y la Historia, y finalmente, me decidí por Farmacia. ¿Por qué? Es una carrera polivalente, hay temas químicos y biológicos, tiene una aplicación sanitaria y social... Supongo que eso fue lo que más me llamó la atención. Me gustaban prácticamente todas las asignaturas. Si elegí la bromatología —la cátedra era de Análisis Químico, Bromatología y Toxicología— fue en gran parte por el profesor Francisco Moreno. Lo recuerdo como un docente capaz de hacer agradable —los que hayan hecho análisis químico lo sabrán— hasta la descripción de una práctica o una determinación analítica. Escogí la bromatología porque la alimentación es un aspecto muy importante de nuestra vida, tiene una indudable vertiente social, y me gustó empezar por temas analíticos e ir evolucionando hacia la nutrición y la seguridad de los alimentos.

 

La universidad de hoy en día


Yo no la veo muy bien. La sociedad está en crisis, la universidad también. Pero la universidad que conocí como estudiante, y a finales de los años setenta ya como profesor, estaba mucho peor. La relación entre profesores y alumnos ha cambiado mucho: en aquel entonces, era distante, a cada cátedra había un catedrático —pocas catedráticas, y dicho sea de paso, esto todavía no se ha corregido del todo—. Esto cambió y yo soy de una generación afortunada, porque a finales de los sesenta y principios de los setenta, el sistema universitario en España y, por lo tanto, también en Cataluña, se expandió.
 

Quizás sea la opinión de un viejo profesor pero hoy tenemos una cierta inflación pedagógica. Nos hemos perdido con el cómo, y hemos descuidado el qué. Si sabes una cosa y tienes ganas de explicarla, todo sale bien. Pero hoy te complican la vida con un lenguaje abstruso de habilidades, aptitudes y no sé cuántas cosas más. Es evidente que hay que fomentar la iniciativa del alumnado pero esto ya se hacía a los años sesenta y setenta. Mandábamos hacer trabajos, y los alumnos tenían que buscar bibliografía e intercambiar sus opiniones con el profesor. No hemos descubierto nada nuevo. Hoy, en cambio, Bolonia dice cosas muy sencillas y obvias que han de promoverse pero su aplicación se ha hipertrofiado. Antes, hacer un programa era llenar unas cuántas páginas, ahora tienes que redactar lo que parece una enciclopedia para acabar diciendo lo que ya se decía antes. Nos hemos perdido en una faramalla que no conduce a nada.
 

La universidad está evolucionando, ahora el contacto entre el profesor y el alumno se valora poco. Las nuevas tecnologías deben usarse, pero la relación directa profesor-alumno es insustituible. Si no hay un diálogo vivo, las preguntas no son las que deberían ser, y las respuestas seguramente tampoco.

 

Docencia, investigación y gestión
 

En esta institución, tienes que participar con lo que se te pida o lo que te guste. No comparto la idea de muchos profesores investigadores que se dedican únicamente a la docencia y la investigación y prescinden de la gestión. Entiendo que no todo el mundo tiene que ocuparse de la gestión pero alguien lo tiene que hacer. En mi caso, efectivamente, he hecho cosas fuera de la universidad, y esto me ha hecho alejarme a veces de la investigación. Con la gestión, he aprendido mucho y he visto las cosas desde el otro lado de la barrera. Y no se ven igual. No es lo mismo pedir subvenciones que concederlas.

 

Ciencia y divulgación
 

He dedicado una buena parte de mi tiempo a la divulgación científica, y tengo que confesar que me gusta. Considero que los temas relacionados con la alimentación son muy importantes para la salud, y en general muchas personas no se alimentan bien. Los expertos tenemos que enfrentarnos a toda esa gente indocumentada que predica por los medios de comunicación unos regímenes extrañísimos. No nos podemos cansar, tenemos que mantener la esperanza de que la gente nos escuche. Creo en la libertad, y en la libertad de información, pero a veces hay cosas que ves o escuchas que no deberían escribirse ni decirse ya que no son verdad. En temas de alimentación, y en temas científicos, hay cuestiones que son evidentes y otras que son dudosas. Hay que ser muy prudentes a la hora de afirmar cosas, ya que corres el riesgo de ser demasiado rotundo, y todo evoluciona, la gente puede acabar no creyéndose nada si observa contradicciones. Pero esto es un poco inevitable.

 

La valoración social del científico
 

Recuerdo una frase de mi maestro, el Dr. Moreno, cuando me ofrecieron ir a la Universidad de Salamanca: «Mire —me dijo—, como Salamanca es una ciudad pequeña, y su universidad es antigua y prestigiosa, los profesores universitarios allí son alguien. En Barcelona, en cambio, los profesores universitarios ya no somos gran cosa». A pesar de todo, creo que la sociedad todavía valora y respeta al profesor universitario. Una vez, un periodista, al preguntarme mi opinión sobre algunos temas de alimentación, me dijo: «El problema es que cuando se habla de un tema relacionado con la alimentación, la gente se fía muy poco de los políticos, o de aquellos que elaboran políticas sanitarias, o de las empresas. Si se fían de alguien, y tampoco mucho, es de los científicos, que todavía se supone que actúan con una cierta independencia».

 

Universidad y empresa
 

Es una relación con muchos años de historia aunque la gente no lo recuerde. El científico Louis Pasteur es mundialmente conocido por su contribución a la microbiología. Pero lo que quizás no sabe mucha gente es que se empezó a interesar por los microbios porque quería dar respuesta a problemas que tenían los empresarios cerveceros franceses. En la universidad de los años sesenta y setenta, nuestro Departamento de Análisis Químico, Bromatología y Toxicología ya colaboraba con empresas, aunque no fuera de manera oficial. Hoy, la colaboración es más formal, las universidades tienen fundaciones, etc. En el fondo, la discusión está en hasta qué punto la empresa debe condicionar o no esta relación. La universidad puede dejarse condicionar sólo —ahora hay una tendencia peligrosa en este sentido— por lo que es rentable.

 

El mundo de la investigación universitaria
 

La investigación es una función esencial de la universidad, junto con la docencia y la gestión. También es cierto que, en épocas de dificultades económicas, en el mundo universitario se valora mucho el rendimiento de la investigación. El que hay que hacer es no dejarse tentar mucho por rendimientos inmediatos porque sin ciencia básica no se progresa. Michael Faraday, un investigador inglés que muchos deben de conocer por las leyes de la física, estaba trabajando en los principios de la electricidad cuando un ministro de Hacienda le preguntó para qué servían aquellas chispas. «Mire —le contestó Faraday—, seguramente, con el paso del tiempo, ministros de Hacienda como usted cobrarán impuestos gracias a la electricidad». Lo que quiero decir es que, en un principio, puede parecer que las cosas no sirven, pero a la larga pueden ser útiles.
 

También es importante que al profesor no le dé miedo aprender una lección nueva. No podemos saber de todo pero nuestros intereses deben ser amplios. Una caricatura americana decía: «Yo soy especialista en el riñón, pero en el riñón derecho...». Es una caricatura pero a veces se está llegando a este límite. También diré que a menudo se llega a este punto al querer investigar mucho, olvidando otras cosas. También influye la presión que ejerce el hecho de que si no publicas no te valoran.

 
 

 

Compártelo en:
| Más |
  • Síguenos:
  • botón para acceder al facebook de la universitat de barcelona
  • botón para acceder al twitter de la universitat de barcelona
  • ??? peu.google.alt ???
  • botón para acceder al youtube de la universitat de barcelona
  • botón para acceder al rss de la universitat de barcelona
Miembro de: Dos Campus de Excelencia Internacional logo del leru - League of European Research Universities logo del bkc - campus excel·lència logo del health universitat de barcelona campus

© Universitat de Barcelona