Noticias
Inicio  >  Noticias > Consejos para afrontar el confinamiento en casa

Consejos para afrontar el confinamiento en casa

La OSSMA ha recopilado consejos prácticos para hacer más llevaderos los días de confinamiento.

La OSSMA ha recopilado consejos prácticos para hacer más llevaderos los días de confinamiento.

23/03/2020

Institucional

Tener que permanecer en casa durante un largo periodo de tiempo puede alterar los hábitos de vida y crear cierto malestar psicológico. Por eso, la Oficina de Seguridad, Salud y Medio Ambiente (OSSMA) de la UB ha elaborado un decálogo con una serie de recomendaciones, ahora que ya hace una semana del inicio del confinamiento y cuando se acaba de alargar quince días más el estado de alarma por el coronavirus. Son consejos útiles para mantener la calma y vivir de la mejor forma posible el hecho de no poder salir de casa.

 

Evitar el sedentarismo. No conviene estar sentado más de dos horas seguidas. Podemos aprovechar las actividades cotidianas, como las tareas domésticas o hablar por teléfono, para movernos. También es posible hacer actividad física en casa. En las redes sociales de Deportes UB (Twitter, Facebook e Instagram), hay recomendaciones y sesiones en directo para hacer ejercicio. También es posible consultar las propuestas del Colegio de Fisioterapeutas de Cataluña.

Seguir una alimentación saludable y equilibrada. La web del Departamento de Salud de la Generalitat ha publicado consejos básicos para mantener una alimentación saludable durante los días de confinamiento.

Aprovechar la tecnología, usándola con responsabilidad. Internet, los ordenadores, las tabletas o los teléfonos móviles son, en estos momentos, nuestros aliados para teletrabajar, estudiar, comunicarnos y disfrutar del tiempo de ocio. Cuando usamos estos dispositivos, sin embargo, es importante seguir algunas recomendaciones: mantener una distancia adecuada entre los ojos y la pantalla, inclinar la pantalla ligeramente hacia atrás para evitar sombras y reflejos, parpadear a menudo, apartar la mirada unos veinte segundos cada veinte minutos a una distancia de unos seis metros, y no utilizar los dispositivos móviles durante las dos horas previas a acostarse.

Informarse e informar bien a los demás.  Hemos de utilizar canales de información oficiales o contrastados. Si usamos las redes sociales, tenemos que contrastar la información que se comparte. Debemos evitar esparcir rumores e informaciones que no sean fiables. Conviene evitar estar hablando permanentemente de la situación actual y regular el acceso a la información: estar constantemente conectados no hará que estemos mejor informados. Por el contrario, puede aumentar la percepción de riesgo. La comunicación debe ser serena y calmada: el estado emocional se contagia a los demás.

Cuidarse y protegerse. Debemos seguir las recomendaciones y las medidas de prevención que determinen las autoridades sanitarias. También las indicaciones que estas marquen ante la duda de contagio. Para evitar contribuir a la sobrecarga de la red asistencial, no debemos hacer consultas médicas superfluas. No hemos de tomar más precauciones de las necesarias: eso favorecería nuestro miedo y el de las personas que nos rodean, en especial de los niños. Podemos utilizar el sentido del humor: tener una actitud positiva es fundamental. Conviene reconocer los propios sentimientos, aceptarlos y, si es necesario, compartirlos con las personas más próximas.

Organizarse en casa. Es recomendable seguir unas rutinas diarias: eso ayudará a mantener un orden y puede favorecer la sensación de normalidad. Conviene acordar una distribución de las tareas, así como de la logística doméstica durante el periodo de confinamiento (por ejemplo, quién hace las compras y cuándo, el cuidado de los familiares, disponer de espacios aislados, etc.). En caso de que teletrabajemos, es aconsejable establecer un espacio adecuado y un horario adaptado a las circunstancias, teniendo en cuenta también los tiempos de descanso. Además, es conveniente comunicar la rutina de teletrabajo a los familiares o personas más cercanas, para limitar interrupciones innecesarias y evitar así situaciones de tensión.

Estar conectados con nuestra gente. Que no podamos visitar a familiares y amigos no quiere decir que no podamos estar en contacto con ellos. Llamarles, enviar mensajes o hacer videoconferencias es una posibilidad. Es recomendable hacerlo con una regularidad adecuada, acordando el momento y el medio con el que ponernos en contacto. De ese modo nos sentiremos menos aislados y más cerca de los demás. Ahora más que nunca, debemos apoyar a la gente más vulnerable y ser solidarios.

Relajarse y distraerse. Es necesario aceptar que hay circunstancias que no se pueden controlar ni prever. Cada uno tiene su propia respuesta emocional ante una situación excepcional como esta: es necesario ser empáticos y evitar los prejuicios. Este puede ser un momento para disfrutar del tiempo libre y de la gran oferta de ocio en línea y gratuito que hay disponible.

Considerar la parte positiva. Es momento de parar y reflexionar. Podemos aprovechar la ocasión para pensar, imaginar, crear y escribir. Recordemos que esta es una situación transitoria y que, una vez haya pasado, todo el mundo puede haber aprendido cosas importantes.

Es posible encontrar más información en estos enlaces del Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña:

 

 

Compártelo en:
| Más |
  • Síguenos:
  • botón para acceder al facebook de la universitat de barcelona
  • botón para acceder al twitter de la universitat de barcelona
  • Botón para acceder al Instagram de la Universitat de Barcelona
  • Botón para acceder al Linkedin de la Universitat de Barcelona
  • botón para acceder al youtube de la universitat de barcelona
  • Botón para acceder al Google+ de la Universitat de Barcelona
  • ??? peu.flickr.alt ???
Miembro de la Reconocimiento internacional de la excelencia HR Excellence in Research logo del leru - League of European Research Universities logo del bkc - campus excel·lència logo del health universitat de barcelona campus

© Universitat de Barcelona