Historia

Historia

Los primeros indicios de la presencia de enseñanzas relacionadas con la física en la Universidad de Barcelona se encuentran en estudios que citan que, a mitad del siglo XVI en el constituido Estudio General de todas las facultades, consta que la Facultad de Artes tenía las cátedras de Filosofía, Matemáticas y Astrología y Metafísica. El traslado de la Universidad de Barcelona a Cervera en 1714, decretado por Felipe V, creó un vacío en el campo de la enseñanza en la ciudad y, como reacción, aparecieron enseñanzas y escuelas con carácter universitario como la Academia Real y Militar de Matemáticas, el Colegio de Cirugía de Barcelona, ​​la Junta de Comercio y la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona, ​​en las que se organizó la enseñanza de la materia de física. Años más tarde se recuperó la normalidad, y en 1842 tuvo lugar la restauración definitiva de la Universidad de Barcelona. Desde la constitución de la Facultad de Ciencias en 1857, las juntas de facultad determinaban el gobierno, la administración y el desarrollo de los diferentes aspectos de la vida académica. A ellas asistían los catedráticos, y siempre eran presididas por el decano de la facultad, con la ayuda del secretario.

Tras la Guerra Civil, apareció la figura del vicedecano de facultad. El aumento de la complejidad de la gestión motivaron, en 1966, la creación de las Juntas de Sección, correspondiente a las cinco secciones de ciencias, con un presidente y un secretario, además de las juntas de facultad. En nuestro caso, el 24 de noviembre de 1967 se celebró la primera Junta de la Sección de Físicas. La complejidad y el crecimiento también motivaron que en 1974 tuviera lugar el desdoblamiento de la Facultad de Ciencias en las cinco facultades actuales: Matemáticas, Física, Química, Biología y Geología, diferenciadas con sus respectivos decanos y con una organización independiente. En 1985 quedaron agrupadas como División de Ciencias Experimentales y Matemáticas, pero los nuevos estatutos de la UB de 2005 suprimieron esas divisiones. El continuo y constante crecimiento del alumnado ha producido que en la historia de la UB exista una permanente falta de espacios, lo que ha provocado una serie de redistribuciones y estructuraciones. Como preámbulo, hay que recordar que, una vez restaurada la Universidad de Barcelona en 1842, se ubicó inicialmente en el edificio del convento del Carmen de las Ramblas, y que en 1879 se inauguró el nuevo edificio de la plaza Universidad, con las facultades de Ciencias y de Letras. Durante la posguerra, el número de estudiantes se incrementó de manera constante y, a principios de la década de los cincuenta, comenzó el proyecto de edificación de nuevas instalaciones en el campus universitario de la zona de Pedralbes. En la Junta de la Facultad de Ciencias del 8 de febrero de 1966 consta «la satisfacción por haberse iniciado las obras del nuevo edificio destinado a la sección de Químicas, y que provisionalmente albergará también la de Físicas». El nuevo edificio de la Diagonal se inauguró con el inicio del curso 1969-1970. Pese a las sucesivas solicitudes posteriores de una edificación individual para las enseñanzas de Física, los planes no progresaron por varias razones, pero sí se logró la aprobación de un aulario para la Facultad de Física en el terreno anexo a la esquina de las calles Pascual Vila y Pau Gargallo. La primera piedra se colocó el 21 de enero de 1986, y la primera clase tuvo lugar en octubre de 1987.

En 1990 se inició el estudio de la ampliación de la Facultad de Física, pero no se materializó hasta que se aprobó conjuntamente con la Facultad de Química, en julio de 1996, un nuevo acuerdo de ampliación en tres fases: espacios comunes, prolongación de Física y prolongación de Química. En abril de 1998 se iniciaron las obras de ampliación de Física y Química que, una vez terminadas, permitieron el traslado de los departamentos y laboratorios durante los primeros meses de 2005. Cabe destacar que en 2004 se concluyó el Atrio Solar, inaugurado oficialmente en noviembre de 2006, que constituye un patio común y punto de encuentro entre las facultades de Física y Química. En 2005, coincidiendo con el Año Internacional de la Física, los estudiantes propusieron cubrir parte de la pared Sur con una pintura mural. Organizaron un concurso de acuerdo con los equipos de gobierno. La propuesta ganadora consistía en unas pinturas que hacen referencia a los grandes científicos de la historia de la humanidad, y que se terminaron en 2006. También es destacable que en 2008 se consiguió la aprobación de la construcción de una sala blanca en la planta cero de la parte antigua. La construcción comenzó ese mismo año y se terminó en junio de 2009.

Evolución las enseñanzas de la Facultad de Física

En la restaurada Universidad de Barcelona, ​​las primeras declaraciones oficiales de que se enseñaba física aparecieron en el Plan de Estudios de 1845, conocido como Plan Pidal, según el cual todos los estudios de ciencias se concentraban en la Facultad de Filosofía. En 1857, la Ley de Instrucción Pública de Claudio Moyano dividió la Facultad de Filosofía en dos facultades: la de Letras y la de Ciencias, que inicialmente se subdividía en tres secciones (Exactas, Físicas y Naturales). No había, sin embargo, una licenciatura específica de física. Analizando esta época, se encuentran sucesivas variaciones, modificaciones y adaptaciones que van apareciendo en los planes posteriores, y que hacen que las secciones o especializaciones de la licenciatura de ciencias fuesen cambiando, pero la física siempre estuviese presente. En estos cambios se observan o bien dos secciones (Fisicomatemáticas y Naturales, o Fisicomatemáticas y Fisicoquímicas) o bien una evolución en tres secciones (Exactas, Físicas y Naturales; Fisicomatemáticas, Fisicoquímicas y Naturales, o Fisicomatemáticas, Químicas y Naturales).

En 1900, la reforma de Antonio García Alix dividió la Facultad de Ciencias en cuatro secciones: Exactas, Físicas, Químicas y Naturales (esta última no se creó en la UB hasta 1910), con los planes de estudio diferenciados. De este modo se consolidó la especialidad exclusiva de licenciatura en Ciencias Físicas. Cada licenciatura constaba de cuatro cursos correspondientes a cuatro años. El doctorado comportaba unos dos años (mínimo de un año) con la prueba final ante un tribunal en Madrid.

Esta estructura básica de cuatro años de licenciatura perduró hasta pasada la Guerra Civil. Un nuevo plan de 1944 presentó la novedad de que la licenciatura de ciencias, que seguía incluyendo las cuatro especialidades, se cursaría en cinco años, con una subdivisión de diez cuatrimestres. El plan de 1953, con el desdoblamiento de Naturales en Biológicas y Geológicas, estableció cinco licenciaturas en ciencias con un primer curso común a todas. Cabe destacar que ese mismo año, un decreto permitió que la Universidad de Barcelona pudiera otorgar el título de doctor. En 1954 se leyó la primera tesis doctoral de Ciencias Físicas. Otro plan de 1964 actualizó las asignaturas e hizo que el primer curso común fuera selectivo, es decir, sin posibilidad de avanzar a los siguientes cursos con asignaturas pendientes de aprobar. Otros planes destacables son: el de 1975, que seguía con licenciatura de cinco años agrupados en dos ciclos; el de 1992, que reducía la licenciatura a cuatro años, divididos en ocho semestres; el de 1999, que introducía mejoras para adaptarse a las directrices fijadas por el Ministerio de Educación y Ciencia, con una semestralización casi total, y finalmente el de 2009, que hizo la última reforma, siguiendo las directrices del plan de Boloña, que dejaba el plan de estudios en cuatro años.

En 1992 se inició, en la Facultad de Física, la enseñanza de Ingeniería Electrónica, una enseñanza de segundo ciclo, al que se accedía después de cursar el primer ciclo de Física o determinadas enseñanzas de Ingeniería Técnica, con complementos de formación. En 2009, como heredero de este segundo ciclo, surgió el grado de Ingeniería Electrónica de Telecomunicación. En el año 2010 se inició la carrera de Ingeniería Biomédica, que se cursa conjuntamente con la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud, que es la responsable de la gestión.

En 2006, también bajo las directrices del plan de Boloña, se iniciaron los estudios de máster, y actualmente se cursan nueve estudios de máster en la Facultad, algunos de ellos interfacultativos o interuniversitarios.