Skip to main content
Grabación de Merlí

La UB, un plató de tamaño colosal

El Edificio Histórico cumple muy bien con el imaginario de la serie. La adaptación de espacios para convertir la localización en un plató resultó muy sencilla.

Por segundo año consecutivo, el Edificio Histórico se convirtió este verano en un plató de tamaño colosal para acoger el rodaje de la segunda temporada de Merlí. Sapere aude, la spin-off de la aclamada Merlí, con un lema que significa «atrévete a saber» y que enlaza plenamente con la idiosincrasia de la Universidad. El protagonista estudia el grado de Filosofía y todos los espacios escogidos para las escenas que tienen lugar en el ámbito universitario se localizan en la Universidad de Barcelona.

Aulas, claustros y pasillos se llenaron de cámaras, focos y cables kilométricos que recorrían el edificio y el jardín.

Durante todo el mes de agosto, las aulas, los claustros, los pasillos y el jardín del Edificio Histórico se llenaron de cámaras, focos, grúas, equipos de sonido y cables kilométricos que recorrían los diferentes espacios. Debido a la pandemia, se intentó reducir al máximo el equipo de trabajo, pero a pesar de ello, la plantilla en activo de cada jornada maratoniana de rodaje podía llegar al centenar de personas, sumando el cuerpo artístico, el cuerpo técnico y los figurantes (cuyo número oscilaba en función de las necesidades del rodaje). Por ese motivo, la jefa de producción de la serie, Magda Gargallo, agradeció especialmente el hecho de poder rodar en la UB: «Además de ser un espacio precioso, es muy voluminoso, y la amplitud de los espacios supuso una gran ventaja a la hora de aplicar todas las medidas sanitarias de seguridad, y pudimos producir la serie en las mejores condiciones».

El edificio cumple muy bien con el imaginario de la serie y, por tanto, la adaptación de espacios para convertir la localización en un plató resultó muy sencilla. En este sentido, tanto el jefe de localizaciones, Bernat Llonch, como la responsable de Relaciones Institucionales y Protocolo de la UB, Elisenda Rius, coinciden en que el entendimiento entre la institución y el equipo técnico fue muy provechoso para ambas partes. «Se trabajó siempre sobre una planificación, que a la hora de la ejecución se cumplió bastante. Y si había algún cambio respecto a lo que estaba previsto, se consensuaba previamente», explica Rius. «Es un espacio en el que, pongas donde pongas la cámara, hay planos interesantes, por la misma configuración del edificio, por la estructura que tiene (las columnas, los pasillos largos, el vestíbulo con techos altos, la alfombra roja y la luz…). Conseguíamos contar las historias tal como las queríamos explicar», recuerda Menna Fité, el director de la serie. «Merlí. Sapere aude no sería lo mismo si se hubiera rodado en otro espacio, lo aseguro», añade Itatí Moyano, ayudante de dirección.

En el rodaje de esta segunda temporada, entre el atrezzo requerido por las necesidades de la serie, destaca un imponente andamio destinado a cubrir el muro principal del Paraninfo. Aprovechando el buen entendimiento entre los responsables de la serie y la Universidad de Barcelona, ​​se empleó el andamio para llevar a cabo la restauración de la cabecera del Paraninfo en su totalidad. Un equipo coordinado por Mariana Kahlo, profesional de referencia en el ámbito de la restauración patrimonial, efectuó las intervenciones, que comprendieron la extensa yesería decorativa, así como los tres medallones de los monarcas pintados por Francesc Sans Cabot (1874) y los dos paneles laterales elaborados por Joan Vicens Cots (1883). Con esta actuación, se completan las tareas de renovación y limpieza de la cabecera del Paraninfo, que se habían iniciado en los registros inferiores durante el año 2017.


Paraninfo de la UB
Entre el atrezzo requerido por las necesidades de la serie, destaca un imponente andamio destinado a cubrir el muro principal del Paraninfo.


La huella de la UB en la serie, que ya ha estrenado la segunda temporada, va más allá de situar la acción en el Edificio Histórico, ya que buena parte del equipo técnico y artístico tiene algún vínculo con la Universidad de Barcelona. A modo de ejemplo, el creador y guionista, Hèctor Lozano, estaba cursando el grado de Filosofía en la UB en el momento en que se le ocurrió el argumento de la aclamada Merlí, cuya acción se situaba en un instituto. No es extraño, pues, que cuando se puso a trabajar en el guion de la spin-off, Lozano decidiera situar la acción en la Universidad de Barcelona. Asimismo, el equipo cuenta con un asesor filosófico, Nemrod Carrasco, que es el profesor de la Facultad de Filosofía que inspiró el Merlí encarnado por Francesc Orella, y que continúa trabajando con los guionistas en Merlí. Sapere aude. Y aún más, el protagonista, Carlos Cuevas, es alumno del grado de Estudios Literarios (que va fragmentando para poder combinar los estudios con su carrera profesional de actor) y, por tanto, en el rodaje se sentía como en casa.

En el siguiente podcast, la actriz María Pujalte, que da vida a la carismática profesora Bolaño, nos confiesa que el encargo fue un regalo para ella y nos desvela los secretos de la personalidad de este personaje, que atraviesa una crisis vital.

Póster promocional de Merlí
Grabación de Merlí
Merlí