Residuos municipales, especiales y otros

Residuos municipales

Descripción

Cantidad de residuos municipales, totales y por fracciones, generados en los distintos centros de la UB. Se incluyen en esta estadística tanto los kilogramos diarios que se generan de cada fracción, como el porcentaje conjunto de las fracciones de recogida selectiva (materia orgánica, papel/cartón, envases y vidrio).

Indicador20162017201820192020Evolución
Resto3.2462.8502.7912.4361.043Mejor
Materia orgánica723689766973328Mejor
Papel/cartón1.5381.6821.7221.476641Sin cambios significativos
Envases197180200257109Mejor
Vidrio439474504692317Mejor
Total residuos municipales6.1435.8755.9835.8342.438Mejor
Recogida selectiva (%)47,251,553,358,257,2Mejor

Resultados

Entre 1998 y 2009 la UB experimentó una mejora muy destacada en la recuperación de materias primas y el ahorro de recursos naturales que comporta el reciclaje de residuos. Así, si en 1998 sólo se recogía separadamente el papel, y hasta el 86% de los residuos se vertían mezclados en la fracción desecho, en 2010 ya se reciclaba más del 60% de los residuos municipales generados en la UB. Entre 2010 y 2014 se produjo una reducción de residuos generados, hasta llegar a 5,5 toneladas diarias. Una parte de esta reducción se explica por una disminución de actividad y otra por un cambio en la metodología de cálculo de los residuos generados.

A partir de 2015 la cantidad total ha ido descendiendo de 6,1 a 5,8 toneladas diarias. Por fracciones:

  • el papel-cartón se encuentra alrededor de 1,5 toneladas diarias, con algunos repuntes hasta 1,7 toneladas,
  • la materia orgánica se encontraba en 0,75 toneladas diarias cuando la recogida se limitaba a los bares, pero la puesta en marca de la selección en los espacios donde se come en fiambrera ha permitido incrementar unos 250 kg diarios esta fracción;
  • los envases ligeros se encuentran alrededor de 200 kg diarios, con un repunte en 2019 hasta casi 260 kg;
  • el vidrio se encontraba entre 400 y 500 kg diarios, pero en 2019 se observa un aumento hasta casi 700 kg.

La recogida selectiva ha mejorado significativamente a partir de 2016, situándose cerca del 60%. La mayor parte de la selección corresponde al papel cartón (25% en peso del total de residuos municipales), que es el residuo predominante en la Universidad, pero también es muy significativa la fracción de materia orgánica (17%). Las fracciones envases ligeros (4%) y vidrio (12%) son más minoritarias.

Los datos del año 2020 han sido estimados a partir de los valores de 2019, teniendo en cuenta el período de cierre de actividad, que los servicios de restauración han sido cerrados más de 9 meses, y la presencialidad variable durante las diferentes fases de desescalada por la pandemia de COVID-19. En su conjunto, se estima una reducción del 58,2% de la cantidad total de residuos municipales generados.

Gráficas

Evolución de la generación de las cinco fracciones de residuos municipales en la Universidad de Barcelona (2011-2020)

Residuos especiales

Descripción

Cantidad de residuos especiales producidos por los laboratorios de los diferentes centros de la UB, expresados ​​en kilogramos, y que han sido gestionados por empresas autorizadas por la Agència de Residus de Catalunya.

Se incluyen en esta estadística los residuos químicos (líquidos y sólidos), los residuos sanitarios (biopeligrosos y citotóxicos), los residuos fotográficos (reveladores y fijadores) y los residuos de animales de experimentación generados en las Unidades de Experimentación Animal (Estabularios).

Indicador20162017201820192020Evolución
Cantidad total85.49088.30186.92188.26254.930Igual
Residuos químicos44.56348.80044.96351.44732.605Peor
Residuos sanitarios26.06927.24727.91428.46114.989Peor
Residuos fotográficos1.2567811.354840349Igual
Residuos animales13.60211.47312.6907.5146.987Igual

Resultados

El indicador mostró entre 2010 y 2013 un descenso cercano al 7%, debido, por un lado, a la finalización de proyectos de investigación ya la carencia de nueva financiación para actividad de I+D+i, pero también al hecho que se implantaron acciones para evitar que se generen residuos especiales.

Entre 2013 y 2015, se detecta un nuevo repunte del 13%, provocado por el incremento de los residuos sanitarios. De hecho, en este período los residuos químicos disminuyeron un 11,6%, en tanto que los sanitarios aumentaron un 48%. Se trata de un incremento asociado a la puesta en funcionamiento de nuevos laboratorios de instituciones externas que, al trabajar en las instalaciones de la UB, afectan significativamente al volumen total de residuos especiales.

A partir de 2015, la cantidad total se mantiene más o menos estable, pero cada tipo de residuo presenta un comportamiento diferente: los químicos y fotográficos van oscilando, los sanitarios aumentan progresivamente y los animales disminuyen. Destaca el incremento de los químicos en 2019 debido principalmente al incendio que sufrieron instalaciones de búsqueda de uno de los edificios, que dejó inutilizada una gran cantidad de reactivos y se tuvieron que gestionar como residuos.

La producción de residuos en 2020 disminuyó cerca de un 38% como resultado del cierre temporal de edificios por la pandemia de COVID-19.

Por centros, los principales generadores son la Facultad de Química, la Facultad de Medicina-Clínico, la Facultad de Farmacia y el Campus de Bellvitge.

Gráficas

Evolución de la producción de residuos especiales generados en los laboratornos de la Universidad de Barcelona entre los años 2006 y 2020

Otros residuos

Descripción

Cantidad de residuos municipales especiales (fracciones equipos electrónicos, pilas, fluorescentes, y tóners y cartuchos de tinta), recogidos por separado en los diferentes centros de la UB.

Indicador20162017201820192020Evolución
Equipos electrónicos (kg)6.11218.81010.8889.42110.923 width=
Pilas (kg)397862646647278Peor
Fluorescentes (kg)1.3851.7801.6371.9931.233Mejor
Tóners y cartuchos de tinta (kg)2.0942.3782.5312.381s.d. width=

Resultados

Los residuos incluidos en este apartado presentan una tendencia variable, como se detalla a continuación:

  • Equipos electrónicos. Presentan una significativa variación interanual, ya que no existe una regularidad en las retiradas y los residuos se centralizan y se almacenan un tiempo a la espera de efectuar la recogida. En 2015 y 2017 se producen dos repuntes, que coinciden con una importante campaña de sustitución de equipos de renting. Entre 2018 y 2020 la cantidad de residuos gestionados se situó en torno a 10 toneladas.
  • Pilas. Al igual que los equipos electrónicos, la recogida de pilas no es periódica, lo que explica la variación de cantidades generadas año a año. Sin embargo, se ha producido una tendencia decreciente entre 2011 y 2014, y un nuevo aumento a partir de 2015. El progresivo descenso de la recogida de pilas puede resultar de una reducción de su uso en favor de las baterías recargables. El repunte de 2017 se encuentra relacionado con el vaciado de las cantidades acumuladas en algunos centros (Campus Mundet, facultades de Física y Química, y Biblioteca Baldiri Reixac).
  • Fluorescentes. Desde la segunda mitad de 2008 los centros de la UB están integrados en el sistema de gestión de residuos de lámparas, disponiendo de contenedores propios y facilitando que la totalidad de los fluorescentes generados sean recogidos por una de las empresas autorizadas por la Agència de Residus de Cataluña. Los valores anuales se encuentran entre 1,4 y 1,9 toneladas.
  • Tóners y cartuchos de tinta. Incluye datos de los residuos de tóners de equipos en las unidades administrativas de la UB, de los servicios de reprografía de cada centro, y de las fotocopiadoras autoservicio (hasta 2017, puesto que el servicio se suprimió). El procedimiento de gestión de estos residuos está consolidado y estabilizado, con una cantidad anual recogida entre 2,1 y 2,5 toneladas. Habrá que ver cómo influye la entrada en funcionamiento del contrato de impresión, que provoca una estandarización de los consumibles y un cambio en el procedimiento de gestión para los tóners de equipos en las unidades administrativas de la UB.

La pandemia de COVID-19 del año 2020 ha afectado de forma diferente a la generación de estos residuos. La gestión de RAEEs prácticamente no ha quedado modificada, dado que se han seguido gestionando equipos obsoletos en cantidades similares. Las pilas han tenido una reducción del 57% debido a que la UB actúa como punto de recogida pública y la presencialidad en los edificios se ha reducido por las restricciones de movilidad. Los residuos de fluorescentes han descendido un 38% por el menor uso de luminarias en los edificios, con cierre total durante algunas semanas y menor presencialidad en los despachos. En la fecha de actualización de esta ficha no estaban disponibles los datos correspondientes a los recogidos realizados en el año 2020.