investigación

Más allá del impacto científico

Llorenç Arguimbau
Consultor en información y comunicación científica


Besselaar, Peter van den; Flecha, Ramon; Radauer, Alfred (2018). Monitoring the impact of EU framework programmes: expert report. Luxembourg: Publications Office of the European Union. Disponible en: <https://doi.org/10.2777/518781>. [Consulta: 23/05/2019].


Una nueva realidad conlleva nuevas medidas para tratar de comprenderla. En los últimos años, las transformaciones profundas en el ciclo de la comunicación científica han propiciado la necesidad de ir más allá del impacto científico medido a partir de indicadores bibliométricos de producción y repercusión. Así, elementos disruptivos como las nuevas tecnologías de la información, la ciencia abierta, o la investigación e innovación responsable (Responsible Research and Innovation, RRI) deben recibir una respuesta adecuada. Los investigadores, los gestores y los responsables políticos necesitan una perspectiva más amplia para tomar decisiones en la ejecución, evaluación, gestión y diseño estratégico de las actividades de investigación, desarrollo e innovación (R+D+I).

En esta línea, la Comisión Europea ha publicado el informe Monitoring the impact of EU framework programmes, elaborado con el objetivo de hacer un seguimiento del impacto científico, social y económico de las inversiones en investigación e innovación. 

El estudio ha sido redactado por tres expertos del grupo de metodologías de la evaluación en el seguimiento del impacto de los programas marco europeos de R+D+I: Peter van den Besselaar (Vrije Universiteit Amsterdam), Ramon Flecha (Universitat de Barcelona), y Alfred Radauer (Technopolis Group). Sus aportaciones han servido de base a la propuesta de la Comisión Europea para disponer de un sistema de seguimiento y evaluación del Horizon Europe, el nuevo programa marco de investigación e innovación para el período 2021-2027. En efecto, la introducción del concepto de vías de impacto clave (Key Impact Pathways), así como los indicadores asociados, debe permitir un seguimiento óptimo de los progresos hacia los objetivos del programa. 

El informe se ha basado en una amplia revisión bibliográfica y en las lecciones aprendidas de las prácticas más relevantes en todo el mundo por lo que se refiere al seguimiento del impacto científico, social y económico. Cada capítulo analiza un tipo de impacto y plantea una propuesta de Key Impact Pathways, así como de un conjunto de indicadores (a corto, medio y largo plazo), fuentes de datos y metodologías para medir los progresos alcanzados.

El impacto científico apoya la creación y difusión de nuevos conocimientos, habilidades, tecnologías y soluciones a los retos globales de nuestro mundo. Para medir este impacto, el principal problema se encuentra en la disponibilidad de datos para contrastar y contextualizar la información y hacer una correcta interpretación de los indicadores. Por tanto, resulta esencial la mejora de las infraestructuras de datos para los estudios de política científica y de innovación.

En el ámbito del impacto científico, los Key Impact Pathways (y los indicadores correspondientes) son los siguientes:

  • Excelencia de clase mundial: publicaciones del programa marco (indicador a corto plazo); publicaciones más citadas (indicador a medio plazo); y, por último, contribuciones a temas y campos con más perspectivas de futuro (indicador a largo plazo);
     
  • Fortalecimiento del capital humano: investigadores participantes por sexo, edad, posición y tipo de contrato (corto plazo); visibilidad e impacto (medio plazo); y, por último, desarrollo profesional gracias a la participación en el programa marco (largo plazo);
     
  • Ciencia abierta: porcentaje de los resultados en acceso abierto (corto plazo); citaciones de los resultados en acceso abierto (medio plazo); y, finalmente, uso de datos abiertos (largo plazo).

Por su parte, el impacto social está relacionado con el fortalecimiento de la repercusión de la investigación y la innovación en el desarrollo, apoyo e implementación de políticas europeas, así como en las soluciones innovadoras para la industria y la sociedad. En el futuro, la medida del impacto social debe beneficiarse de la existencia de bases de datos y repositorios que recolecten evidencias, con un papel similar al de las fuentes de impacto científico. Además de la comunidad científica, el impacto social y su evaluación necesitan de la participación de los ciudadanos y de los agentes interesados. Por otra parte, no hay que confundir este tipo de impacto con otros conceptos como, por ejemplo, la difusión o la transferencia. 

En este ámbito, los Key Impact Pathways que se han definido para el sistema de seguimiento y evaluación del programa Horizon Europe son: afrontar los retos globales; conseguir las misiones de R+D+I; implicar a los ciudadanos; y, por último, apoyar la elaboración de políticas.

Por lo que respecta al impacto económico, está relacionado con el fomento de todas las formas de innovación, incluido el despliegue del mercado de soluciones innovadoras. El informe constata que no existe un estándar para evaluar los impactos económicos de las actividades de R+D+I, y todavía menos cuando se trata de definir los indicadores operativos. La gama de indicadores es similar en todas partes (por ejemplo, patentes, volumen de ventas o puestos de trabajo creados), pero las prácticas nacionales son bastante heterogéneas. El estudio recomienda una aproximación próxima a la de los inversores, lo que implica usar también las bases de datos y fuentes de información que utilizan para tomar decisiones. En el ámbito del impacto económico, se han definido los tres Key Impact Pathways siguientes: crecimiento económico; puestos de trabajo; y, finalmente, inversiones.

En resumen, este informe europeo pretende tratar con rigor metodológico el reto de medir y reseguir el impacto de las actividades de R+D+I más allá de la comunidad científica. Los programas de investigación e innovación para afrontar los retos globales de nuestro mundo deben contemplar necesariamente las repercusiones en la economía y la sociedad. En este ámbito, los profesionales de la información y la documentación científica podemos jugar un papel relevante para garantizar sistemas fiables, eficientes y con un elevado valor añadido. 

Los sistemas de gestión de la investigación (CRIS): ¿cómo se utilizan?

Ernest Abadal
Facultat de Biblioteconomia i Documentació
Universitat de Barcelona


Bryant, Rebecca; Clements, Anna; Castro, Pablo de; Cantrell, Joanne; Dortmund, Annette; Fransen, Jan; Gallagher, Peggy; Mennielli, Michele (2018). Practices and patterns in Research Information Management: findings from a global survey. Dublin, OH: OCLC Research. 88 p. Disponible en: <https://doi.org/10.25333/BGFG-D241>. [Consulta: 30/05/2019].


1. La gestión de la información sobre la investigación

Los CRIS (Current Research Information Systems) son los sistemas de información que sirven para recoger y difundir toda la información relacionada con las actividades de investigación de una institución, es decir, cuáles son sus autores, las publicaciones, las patentes y los datasets que han generado, los proyectos de investigación que han obtenido, etc. Se empezaron a crear en Europa durante los años 1990 y ya en el año 2002 se constituyó euroCRIS (European Organisation for International Research Information), una organización internacional de instituciones y personas interesadas en la gestión de la información de la investigación. Por cierto que euroCRIS celebra un congreso anual que en 2015 tuvo lugar en Barcelona, coorganizado por el CSUC y nuestra Facultad.

La investigación está cambiando, pero ¿cambian las bibliotecas?

Ángel Borrego
Facultat de Biblioteconomia i Documentació
Universitat de Barcelona


Research Libraries UK 2019 Conference. Reshaping scholarship: transformation, innovation and cultural change. London, 20-22 March 2019. Disponible en: <http://rlukconference.com>. [Consulta: 24/03/2019].


Los días 20, 21 y 22 de marzo se celebró en Londres el congreso anual del RLUK (Research Libraries UK), la asociación de bibliotecas universitarias y de investigación británicas que agrupa a 37 instituciones. El objetivo era abordar cómo los cambios en la investigación afectan las expectativas de los investigadores sobre las colecciones y los servicios bibliotecarios y cómo estos pueden responder a las nuevas necesidades de los académicos.

En esta reseña resumiremos brevemente el contenido de las sucesivas sesiones. El lector interesado podrá consultar próximamente los vídeos de las presentaciones en la página web del congreso, donde también están disponibles los de las cuatro últimas ediciones.

¿Si el sistema de la comunicación científica no funciona, por qué no cambiamos el sistema?

Lluís Anglada 
Director del Àrea de Ciència Oberta
Consorci de Serveis Universitaris de Catalunya (CSUC)


Future of scholarly publishing and scholarly communication: report of the Expert Group to the European Commission (2019). Luxembourg: Publications Office of the European Union. 57 p. ISBN 978-92-79-97238-6. Disponible en: <https://publications.europa.eu/en/publication-detail/-/publication/464477b3-2559-11e9-8d04-01aa75ed71a1>. [Consulta: 03/03/2019].


La sabiduría popular es bastante universal al afirmar que cuando las cosas van (o más o menos van), mejor no tocarlas o no tocarlas mucho. Si la sabiduría popular es tan unánime en este precepto, ¿por qué el mundo de la investigación se empeña en cambiar de arriba abajo el sistema de la comunicación científica? Pues la respuesta es simple: porque las cosas no van bien.

¿Y qué es lo que va mal o lo que va peor en la comunicación científica? De la lectura del informe, yo llego a la conclusión de que básicamente son dos cosas:

  • el sistema de comunicación científica que no es un bien público, es decir su acceso (el acceso a «leer» sus resultados) está restringido a los pocos que han podido pagar el coste a las revistas
     
  • el sistema de comunicación científica no evoluciona debido a que está sustentando una función que aparece en la segunda mitad del siglo XX y que es la evaluación

Jóvenes investigadores: ¿precursores del cambio?

Marina Losada
Biblioteca
Universitat Pompeu Fabra (UPF)


Early career researchers: the harbingers of change : final report from CIBER : year one (2016). Publishing Research Consortium. 70 p. Disponible a: http://ciber-research.eu/download/20161120-ECR_Year_1_final_report_07111.... [Consulta: 14/02/2018].


Este es un informe elaborado por el CIBER (grupo de investigación interdisciplinario e independiente, con base en el Reino Unido) y financiado por el Publishing Research Consortium. Comentaremos aquí el informe correspondiente al primero de los tres años del estudio, publicado en 2016. También se encuentran disponibles los resultados preliminares del segundo año (2017).

A diferencia de otros estudios, este se centra, únicamente, en los investigadores jóvenes, definidos como aquellos menores de 35 años sin posición fija en sus centros, y quiere conocer sus actitudes hacia la publicación científica, y hasta qué punto sus comportamientos son nuevos.

Páginas

Suscribirse a RSS - investigación