bibliotecas

¿Eres nativo o inmigrante digital?

Candela Ollé
Estudis de Ciències de la Informació i la Comunicació
Universitat Oberta de Catalunya


Connaway, Lynn Silipigni; [et al.] (2017). The many faces of digital visitors & residents: facets of online engagement. Dublin, OH: OCLC Research. Disponible en: <doi.org/10.25333/C3V63F>. [Consulta: 07/05/2018].


¿Te consideras un nativo o bien un inmigrante digital? ¿Crees que la fecha de nacimiento te condiciona a la hora de responder la pregunta? Pues el informe coordinado por Lynn Connaway puede ayudarte a salir de dudas y entender, con profundidad, cómo los individuos hacen uso de la tecnología y del web. La semilla de este proyecto surgió a partir de la afirmación de Mark Prensky (2001) que dividía la población en nativos e inmigrantes digitales y la posterior crítica que David White hizo en 2008 donde concebía el web como un lugar para vivir o una colección de herramientas útiles (de jardín, por ejemplo).

El objetivo primordial del proyecto The many faces of digital visitors & residents: facets of online engagement (entendido como una compilación de la historia, actividades y resultados del trabajo hecho en el contexto de Visitors & residents) es que los resultados obtenidos permitan tomar decisiones y hacer cambios, si es preciso, tanto en el diseño de tecnologías de la información como en los servicios tecnológicos de las bibliotecas para mejorar el servicio a los usuarios. En 2015, ya lo mencionamos en la reseña Los adolescentes son de Neptuno, los bibliotecarios de Plutón.

El planteamiento de la investigación tiene un contexto internacional que cuenta con la participación de cinco países (Estados Unidos, Reino Unido, España –UOC y Universidad Carlos III–, Italia –Università Cattolica del Sacro Cuore– y China) y utiliza las etapas educativas (emergente, establecida, adaptada y experta) para identificar la muestra, dado que considera que representa mejor la relación con la tecnología más que la edad o la generación. Las técnicas utilizadas para recoger la información han sido: entrevistas (164 individuos), periódicos mensuales individuales, mapas (151 individuos) y encuesta en línea (150 individuos), entre los años 2011 y 2016. A grandes rasgos, les  piden cómo obtienen la información; por qué toman la decisión/opción a la hora de seleccionar un recurso y qué diferencias encuentran en función de si el contexto es personal o institucional.

El segundo capítulo del informe describe con detalle la metodología y ofrece datos según la procedencia, la etapa educativa, entre otros, de los individuos que formaron parte del proyecto. La inicial dicotomía entre los conceptos visitante o residente en la práctica se convierte en dos palabras que tienen una frontera permeable.

Podemos definir los visitantes como usuarios anónimos, que no crean un perfil ni identidad digital y, por lo tanto, no son miembros ni visibles en las redes, primordialmente por el miedo al robo de la identidad y la privacidad. Se han marcado un objetivo y buscan una herramienta adecuada para conseguirlo. Aunque la herramienta escogida no haya sido perfecta están satisfechos si ven un progreso o beneficio en utilizarla. Para ellos el web es una de las muchas herramientas, como por ejemplo el teléfono, el software fuera de línea; una más.

Una posible definición de residentes son los que ven el web como un lugar donde pueden compartir información sobre el trabajo y su vida personal. Tienen sentimiento de pertenencia a una comunidad, expresan opiniones, generan contenidos y les gusta invertir tiempo conectados. Tienen perfiles en Facebook o Twitter y se sienten cómodos y desarrollan una identidad digital y, en cierta manera, no desconectan nunca ya que hacen actualizaciones de los perfiles, comentarios a blogs, etc. Interpretan el web como una red de individuos que generan contenidos, pero no hacen distinción entre contenido y persona. Para ellos, por ejemplo, que Wikipedia haya sido creada de manera colectiva no es una preocupación, lo que es importante es la relevancia que la información que encuentran se adecúe a sus necesidades particulares.

De las definiciones anteriores pasamos a resaltar algunos de los resultados, que evidencian la importancia de los recursos humanos (de manera más importante a los individuos de la UOC). Las tipologías más mencionadas son los amigos y colegas, resultados que descienden con el perfil de expertos dado que tienen competencias y experiencia en el uso de las herramientas. También identifican el cara a cara como una fuente valiosa de información, la conveniencia como prioridad cuando deben tomar decisiones sobre qué herramientas y fuentes utilizar, pero también esperan que los resultados tengan calidad suficiente.

Por otra parte, la herramienta utilizada viene determinada, en parte, por el contexto y la situación (cultural, social y tiempo utilizado) e influencia el comportamiento en el momento de tomar decisiones. Por ejemplo, las instituciones españolas e italianas concluyen un uso más elevado de las tabletas que las americanas o inglesas. En líneas globales los participantes hacen un uso extensivo de los motores de búsqueda, especialmente de Google (y conviene hacer más visibles y fáciles de localizar los filtros/búsqueda avanzada), así como de Wikipedia que utilizan para familiarizarse con la materia.

Los recursos de la biblioteca se utilizan aunque lamentablemente no se identifican como  fuentes de la biblioteca. La concepción de esta varía en función de la etapa académica de los individuos, desde un espacio contenedor de libros a un lugar para estudiar y colaborar. La edad no es un factor determinante del uso de la tecnología en línea, ya que los estudiosos en la etapa educativa posterior (que se correlacionan con la edad pero la no denotan) indican un uso elevado de las fuentes digitales.

El cuarto capítulo de conclusiones y recomendaciones explicita que el comportamiento de búsqueda cambia con la evolución y progreso en la etapa educativa en la que se encuentran. Los resultados obtenidos con la muestra de individuos de la UOC, como la única universidad en línea de las participantes, tiene patrones de conducta diferentes, por ejemplo hacen un uso más elevado de la biblioteca dado que la tienen incorporada en el aula.

Se acentúa un vacío entre los usuarios y la biblioteca y se recomienda que las bibliotecas conozcan cómo obtienen la información en lugar de esperar que los individuos cambien los flujos y hábitos de trabajo para adaptarse a las herramientas, fuentes y servicios que ofrece la biblioteca.

En resumen, la teoría me define como milenial, de la generación Y, residente según el informe aquí presentado, y todos además somos adultos, seguramente de los más conectados (y enganchados a las redes), narcisistas y consentidos según unos, y críticos, exigentes, reformistas y participativos según otros (Una generación entre dos mundos), pero con una gran variedad de comportamientos. Nativo o inmigrante, visitante o residente o una mezcla de todos, un alto grado de personalización de las tecnologías siempre será muy bienvenido.

Australia apuesta por reforzar el mundo digital y la advocacy en la práctica de la ByD

Daniel Gil Solés
Helena Fàbregas Rebato
Biblioteca Pública Episcopal del Seminari de Barcelona


ALIA futures: future of the Library and Information Science profession (2017). [Canberra]: Australian Library and Information Association. Disponible en: <https://www.alia.org.au/futureoftheprofession>. [Consulta: 23/10/2017].


En 2013, la ALIA, la Australian Library and Information Association elaboró por primera vez el informe Future of the library and information science profession, del que ya hicimos una primera reseña en este mismo espacio. A partir de este primer informe, la ALIA fue recibiendo opiniones y respuestas que han ido dibujando toda una serie de nuevos objetivos y nuevos horizontes para la profesión. Así, este feedback recibido ha permitido identificar nuevos temas, nuevos retos y nuevas acciones que la profesión debe afrontar, y que tienen como resultado una actualización del informe original, con fecha de mayo de 2017; esta vez, pero, en siete informes sectoriales, mucho más concretos y centrados en un ámbito más preciso: la profesión en general; los profesionales; las asociaciones y entidades del sector; bibliotecas públicas; bibliotecas especializadas; bibliotecas escolares; y finalmente bibliotecas universitarias. Todos estos informes sectoriales siguen la misma estructura.

El Anuari 2016 del Observatori de Biblioteques, Llibres i Lectura: saliendo de la crisis entre conmemoraciones

Neus Castellano Tudela
Directora de la Biblioteca Xavier Benguerel
Biblioteques de Barcelona


Agustí, Lluís; Comalat, Maite (eds.) (2016). Anuari de l’Observatori de Biblioteques, Llibres i Lectura. [Barcelona]: Facultat de Biblioteconomia i Documentació, Observatori de Biblioteques, Llibres i Lectura. IX, 240 p. Disponible en: http://www.raco.cat/index.php/AnuariObservatori. [Consulta: 28/04/2017].


El Anuari de l’Observatori de Biblioteques, Llibres i Lectura ha llegado a su cuarta edición. Esta publicación se ocupa de la compilación de todo lo acontecido en Cataluña durante el bienio 2014-2015 en los ámbitos de interés de este organismo, adscrito a la Facultat de Biblioteconomia i Documentació de la Universitat de Barcelona: historia, libros y edición, bibliotecas y lectura.

Estos cuatro ejes temáticos fundamentan la estructura de una publicación que se ha planteado como un número «en curso», publicado por partes a lo largo del 2016, con diecisiete artículos que han sido encargados a diferentes profesionales e investigadores reconocidos en los diferentes ámbitos que abraza. Aun tratándose de un anuario –una obra de consulta de imposible lectura secuencial y bien provista de datos y de recopilaciones bibliográficas a prueba de memorias como la de Jakob Mendel, el entrañable librero sin librería de Stefan Zweig–, la proximidad temática de alguno de los artículos y el hecho que hagan referencia a un mismo período de tiempo y a una área geográfica concreta permiten esbozar un contexto común. Se definiría, a grandes rasgos, por el carácter marcadamente conmemorativo que ha tenido el bienio 2014-2015: centenario de la apertura al público de la Biblioteca de Catalunya en 2014, Any de les Biblioteques en 2015 y proclamación de Barcelona como Ciudad de la Literatura por la UNESCO en diciembre del mismo año. Todo ello ha situado las bibliotecas y todo el mundo del libro en una situación de mayor visibilidad social que en períodos anteriores; y en un ambiente de celebración que no ha sido obstáculo para que se den, por otra parte, publicaciones, espacios de reflexión y propuestas sobre el futuro de las bibliotecas, de la lectura y del mundo del libro y la edición.

¿Cómo podemos valorar la preparación de los bibliotecarios?

José Antonio Moreiro González
Universidad Carlos III de Madrid


Brettle, Alison; Maden, Michelle (2015). What evidence is there to support the employment of trained and professionally registered library, information and knowledge workers?: a systematic scoping review of the evidence. Manchester: University of Salford: CILIP. 87 p. Disponible en: https://www.cilip.org.uk/sites/default/files/documents/value_of_trained_.... [Consulta: 11/03/2017].


La desorientación que causa la cambiante realidad en la que actúan los profesionales de la información, principalmente los bibliotecarios, hace necesaria la indagación permanente en su capacitación para enfrentarse a las tareas que les corresponden. A ello viene a contribuir este informe de un proyecto de investigación financiado por CILIP (The Chartered Institute of Library and Information Professionals) y cuyo objetivo busca identificar las certezas sobre las que se fundamenta la selección adecuada de los profesionales mejor cualificados, por lo tanto, acreditados competencialmente y certificados académicamente, para los diferentes empleos del sector. Las evidencias se identifican, analizan y clasifican a partir de una rigurosa revisión de la correspondiente literatura publicada en inglés.

Investigadores en archivos y bibliotecas patrimoniales: ¿qué piensan de los centros y cómo trabajan con las fuentes?

Pedro Rueda Ramírez
Facultat de Biblioteconomia i Documentació
Universitat de Barcelona


Terra cognita: graduate students in the archives: a retrospective on the CLIR Mellon Fellowships for dissertation research in original sources (2016). Washington: Council on Library and Information Resources. VI, p. Disponible en: https://www.clir.org/pubs/reports/pub170/pub170. [Consulta: 27/11/2016]


Terra cognita es un informe valioso que analiza las opiniones y las expectativas de estudiantes de doctorado e investigadores que utilizan fuentes primarias en centros patrimoniales y bibliotecas de todo el mundo. El programa del Council on Library and Information Resources ha ofrecido 210 becas de la Andrew W. Mellon Foundation a investigaciones doctorales. Los informes finales de los becarios entre 2003 y 2015 han sido el núcleo de la evaluación de este informe. La lectura permite detectar algunos éxitos del programa en la formación adquirida, la realización de trabajos inéditos, el refuerzo de las comunidades académicas implicadas y las estrategias de debate en torno a las metodologías en el uso de fuentes originales.

Páginas

Suscribirse a RSS - bibliotecas