European Data Portal

Andreu Sulé
Facultat de Biblioteconomia i Documentació
Universitat de Barcelona


En noviembre de 2015, a iniciativa de la Comisión Europea, se publicó el European Data Portal, un portal que recolecta los metadatos de la información del sector público (también conocido como datos abiertos de la Administración u open government data) disponible en los portales públicos de los países europeos1. El objetivo último del portal es convertirse en una herramienta útil para el desarrollo económico, social y democrático de la Unión Europea, fomentando “la libre circulación de datos, la transparencia y la competencia leal”.

Hay que precisar que el portal no recoge toda la información del sector público europeo, sino únicamente aquella recopilada, generada o financiada por organismos públicos y que puede ser reutilizada para cualquier finalidad y sin ningún coste. Es preciso que se cumplan las dos condiciones, lo que significa que hay datos del sector público que no están abiertas y que, por lo tanto, no están en el portal.

El proyecto se enmarca en el Digital Single Market, una estrategia que tiene como objetivo conseguir un mercado armonizado e integrado sin barreras entre los estados miembros de la UE también por lo que respecta a los bienes y servicios en línea, es decir, al mundo digital. Esta estrategia se apoya en la Directiva sobre la reutilización de la información del sector público (2003, revisada en 2013), un marco legislativo que alienta a los estados miembros de la Unión a hacer reutilizable la mayor cantidad posible de información, y que desde 2013 incluye museos, archivos y bibliotecas.

Antes de entrar en más detalle en las características del European Data Portal, hay que precisar que este portal no es el mismo que el European Union Open Data Portal. Tienen nombres muy parecidos, pero su alcance es distinto. El European Union Open Data Portal (también conocido como Open Data Europe Portal) contiene información y datos recogidos y publicados por las instituciones europeas, no por las administraciones públicas de los países, como es el caso del European Data Portal. Aun así, este último actualmente también recolecta los metadatos del European Union Open Data Portal.

El portal cuenta con diferentes secciones y funcionalidades2. En primer lugar, permite buscar y acceder a los datos mediante una búsqueda simple y una búsqueda avanzada SPARQL (orientada al Web semántico).

Adicionalmente, ofrece un acceso categorizado a los datos mediante 13 temas (de un único nivel jerárquico):

También cuenta con una sección (Providing Data) orientada a los proveedores de datos donde se explica qué son los datos abiertos y donde se dan recomendaciones para su participación en el European Data Portal.

Otra sección muy interesante es Using Data done se describe, de una manera muy didáctica y gráfica, cuáles son los beneficios de los datos abiertos de la Administración desde un punto de vista económico, social y democrático. También incluye un apartado donde se explica qué es preciso tener en cuenta antes de utilizar datos abiertos: clara definición del objetivo del proyecto, identificación precisa de los datos necesarios para conseguir este objetivo, plena compresión de la licencia de uso de los datos, correcta selección del formato de los ficheros, etc.

Una tercera sección (Library) está plenamente dedicada a la formación. Aquí pueden encontrarse desde módulos de aprendizaje en línea sobre datos abiertos hasta guías de formación, así como una recopilación bibliográfica de publicaciones, informes y proyectos relevantes sobre la materia.

Finalmente, de la sección Data vale la pena destacar el apartado Metadata Quality donde puede consultarse la accesibilidad de las distribuciones de cada uno de los proveedores (también llamados “catálogos”), su legibilidad por máquina y su compatibilidad con el perfil de aplicación del Data Catalog Vocabulary (DCAT), que es el esquema de propiedades utilizado por el European Data Portal para describir los conjuntos de datos del sector público.

Como ventanilla única de consulta y acceso a la información abierta del sector público europeo, el European Data Portal es una herramienta bastante interesante. Ante la alternativa de consultar uno por uno los diferentes portales nacionales, regionales o locales, el European Data Portal ofrece un servicio con un único criterio de búsqueda, de representación de los resultados y de acceso a los datos. Además, gracias al servicio de traducción automática MT@EC, el portal ofrece a los usuarios todos los metadatos de los recursos traducidos al alemán, al inglés, al castellano, al francés, al italiano y al polaco, sea cual sea su lengua de origen.

Aun así, el portal sufre algunas de las carencias típicas de los servicios basados en la recolección de metadatos. En primer lugar, y tal como refleja el informe general sobre Metadata Quality, la calidad de las distribuciones dista mucho de ser homogénea, lo que resta potencialidad al portal: un 14 % de los conjuntos de datos no son accesibles; un 56 % de los ficheros no son legibles por máquina; únicamente un 15 % de las distribuciones siguen el perfil de aplicación del Data Catalog Vocabulary (DCAT). Por lo tanto, queda mucho recorrido en este sentido.

Por otra parte, aunque la usabilidad del sistema puede considerarse bastante buena, la falta de vocabularios controlados comunes para todos los proveedores limita a veces la efectividad de ciertas herramientas de búsqueda y recuperación. Este es el caso del filtro por etiquetas (tags) en la pantalla de resultados. Este filtro debería permitir limitar los resultados de una búsqueda a una o más palabras clave representativas del contenido de los conjuntos de datos. Pero como estas palabras clave son recolectadas directamente de las descripciones de origen, podemos encontrarnos con formas variantes de un mismo concepto, representaciones en distintas lenguas, etc. El ejemplo que se muestra a continuación son los valores del filtro por etiquetas correspondiente a los resultados de la recuperación de todos los recursos pertenecientes a la categoría “Energy”.

Como puede comprobarse, la lista de valores difícilmente puede garantizar un filtraje exhaustivo y preciso para cualquier de los términos expuestos.

En definitiva, podemos decir que el European Data Portal es un portal necesario y bienvenido, pero mejorable, aunque hay que reconocer que a costa de un esfuerzo de coordinación entre los portales nacionales, regionales y locales europeos de dimensiones más que considerables.

 

Bibliografia

Ramos Simón, Luis Fernando; Arquero Avilés, Rosario; Botezán, Iuliana; Cobo Serrano, Silvia; Sala Jiménez, Andrea; Sánchez Jiménez, Rodrigo; Valle Gastaminza, Félix del (2012). "De la reutilització d'informació del sector públic als portals de dades obertes a Europa". BiD: textos universitaris de biblioteconomia i documentació, núm. 29 (desembre) . <http://bid.ub.edu/29/ramos1.htm>. DOI: http://dx.doi.org/10.1344/BiD2012.29.4


1Actualmente, los 28 países de la Unión Europea junto con Islandia, Liechtenstein, Moldavia, Noruega, Serbia y Suiza.

2Para un análisis completo de las funcionalidades del portal véase Portal Version 1 - User Manual.  

El estado de los datos vinculados en bibliotecas en 2015

Xavier Agenjo Bullón
Director de Proyectos de la Fundación Ignacio Larramendi

Francisca Hernández
Consultora. DIGIBÍS


Mitchell, Erik T (2016). “Library Linked Data: Early Activity and Development”. Library Technology Reports, Vol. 52, No. 1 (January). American Library Association. Disponible en: https://journals.ala.org/ltr/issue/view/534  [Consulta: 23/05/2016].


Los cuatro capítulos que componen este informe tienen como finalidad actualizar el anterior análisis de Mitchell sobre Linked Data, publicado también en Library Technology Reportsi (LTR) en 2013. Las revisiones sobre el estado de la cuestión ofrecen una oportunidad de reflexionar sobre el camino andado, sobre las tendencias que van perfilándose y sobre los interrogantes que surgen de la aplicación de Library Linked Data. Este es el ejercicio que realiza Erik Mitchell en esta primera entrega del año 2016 de Library Technology Reports y, en nuestra opinión, su aportación más importante.

La Biblioteca, "catalizadora" de la innovación en la enseñanza y el aprendizaje universitario

Gema Santos-Hermosa
Biblioteca Virtual de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC)
Profesora asociada Facultat de Biblioteconomia i Documentació, UB

Orr, Dominic; Rimini, Michele; Damme, Dirk van (2015). Open Educational Resources: A Catalyst for Innovation. Paris: Educational Research and Innovation, OECD Publishing. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1787/9789264247543-en [Consulta: 02/06/2016].

Sharples, Mike; Adams, Anne; Alozie, Nonye [et al.] (2015). “Innovating Pedagogy 2015: exploring new forms of teaching, learning and assessment, to guide educators and policy makers”. Open University Innovation Report 4. Milton Keynes: The Open University. Disponible en: http://proxima.iet.open.ac.uk/public/innovating_pedagogy_2015.pdf [Consulta: 02/06/2016].

Sursock, Andrée (2015). Trends 2015: Learning and Teaching in European Universities. Brussels: European University Association. Disponible en: http://www.eua.be/Libraries/publications-homepage-list/EUA_Trends_2015_web [Consulta: 02/06/2016].

Todos estos informes están disponibles en la sección Tools & Resources del projecte EMPOWER, de la red europea de universidades a distancia EADTU.


La educación es la clave para el progreso económico y social, y los gobiernos de todo el mundo están buscando mejorar sus sistemas educativos. El futuro de la educación en el siglo XXI no debería basarse en incrementar el número de estudiantes, sino en mejorar la calidad, la diversidad y la pertinencia de la oferta educativa. Las universidades están reconsiderando sus políticas institucionales y cómo innovar las prácticas de enseñanza y aprendizaje en la educación superior. Hay una necesidad “latente” de comprender cómo organizar mejor los contextos de aprendizaje. Esto requiere un poco de creatividad –básica en un proceso de innovación– y disponer de una estrategia definida, pero también es necesaria la implicación transversal de todas las unidades o departamentos universitarios.

El camino hacia el acceso abierto, ¿en qué punto estamos?

Ángel Borrego
Facultat de Biblioteconomia i Documentació
Universitat de Barcelona


Research Information Network; University of Sheffield; Research Consulting; Elsevier. (2015). Monitoring the transition to open access: a report for the Universities UK Open Access Co-ordination Group. [S. l.]: RIN. 104 p. Disponible en: http://www.researchinfonet.org/wp-content/uploads/2015/09/Full-report-FI.... [Consulta: 30/05/2016].


Desde la publicación en 2012 del informe Finch, son ya varias las ocasiones en las que este blog se ha hecho eco de trabajos que analizan el grado de implementación de sus recomendaciones. El estudio que ahora reseñamos describe el panorama del acceso abierto en el Reino Unido en agosto de 2015, tres años después de la publicación del informe Finch, utilizando indicadores de cinco tipos: opciones de acceso abierto disponibles para los autores (número de revistas en acceso abierto existentes, costes de edición (article processing charges o APC), licencias, etc.); disponibilidad de los artículos (proporción de textos en acceso abierto respecto al total de publicados); uso de los artículos en acceso abierto (comparado con el de aquellos que requieren suscripción); efectos económicos sobre las universidades (que han de pagar suscripciones y APC); y efectos económicos sobre las sociedades científicas que editan revistas.

Dime cómo buscas y te diré quién eres

Candela Ollé
Estudis de Ciències de la Informació i la Comunicació
Universitat Oberta de Catalunya 


Gardner, Tracy; Inger, Simon (2016). How readers discover content in scholarly publications: trends in reader behaviour from 2005 to 2015. Abingdon: Renew Training. ISBN 978-0-9573920-4-5. Disponible en: http://www.simoningerconsulting.com/papers/How%20Readers%20Discover%20Co... [Consulta: 24/05/2016]


Los datos y estadísticas que tienen los editores y bibliotecarios solo son una parte del complejo mapa de navegación que dibujan los usuarios a la hora de buscar información –muchas veces estos datos permanecen ocultos y no se comparten. Además, debe sumarse la caja negra de datos de los grandes motores de búsqueda (Google y Google Académico). Así que, para conocer con más detalle y exactitud cómo los lectores buscan y localizan contenidos y consecuentemente orientaciones de los modelos de servicios para los usuarios, una buena opción es preguntarles directamente.

La cuarta edición de la encuesta, correspondiente al 2015, (previamente se hicieron en 2005, 2008 y 2012), nos permite ver la evolución y tener una comparativa a lo largo de una década. En esta última oleada, se han incorporado algunas preguntas relativas a los libros electrónicos para ampliar el conocimiento del comportamiento informacional en este ámbito.

Me parece interesante proponeros una inversión del orden de lectura del informe, que aunque supera las 60 páginas, básicamente lo integran diagramas de barras y, por lo tanto, vosotros mismos extraeréis las conclusiones. Creo que entenderéis rápidamente porqué os propongo el cambio e ir directamente a conocer cuál es la metodología utilizada y cómo se ha obtenido la muestra. Así pues, leed primeramente el bloque 8. No quiero quitar importancia ni relevancia al estudio pero creo que es cuestionable –y es el punto débil– utilizar una muestra no representativa basada en listas de contactos facilitadas por las plataformas editoriales que se analizan en el informe mismo, desde mi punto de vista una muestra de conveniencia. Sería necesario ser más rigurosos cuando el estudio es de alcance internacional y con resultados extrapolables; remarco este aspecto ya que implica una interpretación con cautela de los resultados.

Páginas

Suscribirse a blok de bid RSS