Mensaje de error

El filtro de spam instalado en este sitio no está disponible actualmente. Según las políticas del sitio, no podemos aceptar nuevos envíos mientras se resuelve el problema. Por favor intente enviar el formulario de nuevo en un par de minutos.

Añadir nuevo comentario

Hoja de ruta de las Biblioteques Municipals de Sabadell 2020-2025

Versión para impresiónVersión para impresión

Felicidad Campal García
Biblioteca Pública de Salamanca


Biblioteques Municipals de Sabadell [2019]. Pla director de les Biblioteques Municipals de Sabadell 2020-2025. [Sabadell]: Ajuntament de Sabadell; [Barcelona]: la Diputació. 46 p. Disponible en: <http://www.sabadell.cat/images/BIMS/PDF/pla_biblioteques_2020-2025.pdf>. [Consulta: 23/06/2019].


Cuando en mis cursos explico el tema de la planificación, sobre todo de la planificación estratégica, siempre me refiero a ella como una hoja de ruta, una brújula o una declaración de principios sin la cual el funcionamiento del día a día no es posible o sería solo activismo o hacer por hacer. 

Para Sam Ashe-Edmunds: «Una declaración de principios es una expresión de las creencias esenciales de una compañía o individuo. Las compañías escriben la declaración para identificarse y conectarse con el consumidor.

Además, la declaración les permite a los empleados estar al tanto de las prioridades y objetivos de la compañía. Por ejemplo, una compañía puede apuntar como uno de sus principios guía que «el servicio al cliente es la prioridad número uno». La declaración de principios junto con la de misión y visión, formarán la cultura y el clima corporativo. Los principios guía son declaraciones positivas sobre la misión central de la agencia. Comparten las aspiraciones de la compañía con sus clientes».

Si cambiamos las palabras compañía y clientes por biblioteca y usuarios (aunque en otros momentos ya se ha hablado mucho de la idoneidad de hablar de cliente o usuario en el ámbito bibliotecario), estamos ante toda una declaración de principios de las Biblioteques Municipals de Sabadell para el período 2020-2025.

En mi opinión, este plan es importante por dos motivos. En primer lugar, porque no es muy habitual que existan tales planes en los entornos de las bibliotecas públicas, por lo que voy a citar dos que me parecen igualmente significativos: el vigente Plan estratégico para la red de bibliotecas públicas del Ayuntamiento de Madrid 2017-2020, y el ya terminado Plan estratégico del Servicio de Bibliotecas Públicas de Navarra 2010-2014. Y, en segundo lugar, es importante porque mucho más allá de esa declaración de principios que centra el estudio en un lugar, que define la misión, la visión y los proyectos de futuro de las bibliotecas, determina de forma concreta y con datos reales (o lo más aproximados posibles) dos aspectos fundamentales como son los recursos humanos y el presupuesto.

Pero es que estas bibliotecas ya tienen mucho andado en esto de la planificación desde la década de 1970, momento en que se inauguró la primera biblioteca municipal, hasta hoy. El plan es la evolución natural del Pla de Biblioteques Municipals de Sabadell 2006-2011 en el que se fijaron los compromisos de inversión y elementos de planificación necesarios para el desarrollo de la red. Y este, a su vez, es fruto de los anteriores como el Estudi de planificació bibliotecària per a la ciutat de Sabadell de 1985, el Pla de Biblioteques. Xarxa municipal de Sabadell de 1993, el Servei de Biblioteques. Pla d’actuació de 1997 y el Pla de Biblioteques de Sabadell de 1998. 

Como todo plan que se precie, consta un definición espacio-temporal de la ciudad de Sabadell con un detallado estudio de su entorno y población; consta de una misión, una visión, puntos fuertes y débiles y un organigrama que recoge claramente la titularidad municipal de las bibliotecas gestionadas de forma concertada con la Diputación de Barcelona e integradas en la Red de Bibliotecas Municipales de la demarcación de Barcelona. Define igualmente, de forma inequívoca, los servicios de la Biblioteca central urbana, de las bibliotecas de proximidad y los servicios de extensión bibliotecaria.

A pesar del contexto de crisis económica, las fuertes restricciones presupuestarias en determinados períodos y la falta de un Plan director, el periodo 2010-2018 se caracterizó, a grandes rasgos, por el crecimiento exponencial de los usos de los principales servicios de la red; por el incremento y consolidación de la colaboración con los agentes externos, especialmente con la comunidad educativa y las entidades de la ciudad, lo que permitió la consolidación del trabajo en red, de la programación de actividades y de la estructura organizativa, con una única visión del servicio de ciudad y un aspecto fundamental que, a partir de los datos del 2013, establece que las bibliotecas de Sabadell producen un beneficio directo a la comunidad (ROI: retorno a la inversión) suficientemente elevado (1,88 € por cada euro invertido en el servicio).

En Sabadell tienen claro, entre otras cosas, que las bibliotecas públicas son un elemento esencial para promover una ciudadanía más informada, más culta y, por tanto, más autónoma y crítica; que son equipamientos culturales de proximidad que ofrecen un servicio legalmente preceptivo; que las bibliotecas ayudan a construir y fortalecer la esfera pública; que contribuyen al proceso de autoaprendizaje, apoyando la formación y facilitando la inserción en el mundo laboral; que participan en la construcción de las reglas de convivencia que benefician al conjunto de la comunidad y que son espacios no excluyentes, lugares seguros de fomento de la diversidad, donde la comunidad participa de manera racional y consciente en la construcción de una sociedad y una ciudadanía democrática.

Todos estos factores justifican un replanteamiento del modelo histórico de las bibliotecas, que refleja la voluntad de evolucionar al ritmo del tiempo, aprovechar los recursos que brinda la tecnología y, sobre todo, ponerlas al servicio de nuevas maneras de entender el proceso de aprendizaje y de relación social. 

Por ello, este plan debe permitir repensar y adaptar la biblioteca, siendo a la vez fieles a su esencia: ser un espacio de conocimiento y expresión cultural al alcance de todos los ciudadanos y ciudadanas. A partir de la definición de este nuevo modelo, esta hoja de ruta, esta brújula, fija los ejes principales que regirán la estrategia del servicio durante el desarrollo del Plan director desde 2020 hasta 2025.

La relación entre las necesidades y los intereses de la ciudadanía y el acceso a la garantía de equidad social y el conocimiento se representa en cuatro ámbitos de acción estratégica: experiencia, empoderamiento, participación e innovación. Se pretende diseñar un modelo de biblioteca centrada en las personas: que dé respuesta a las necesidades y los intereses de los usuarios; una biblioteca transformadora del entorno; una biblioteca para descubrir: que facilite el descubrimiento y la exploración del conocimiento; una biblioteca donde aprender: que facilite el aprendizaje a lo largo de la vida; una biblioteca que esté dotada de los espacios y los recursos (económicos, humanos, materiales) para facilitar la experimentación, la cocreación y la generación de nuevo conocimiento y una biblioteca donde compartir: que promueva los espacios de encuentro, socialización, debate e intercambio de ideas y experiencias; que facilite la conexión entre las personas.

El servicio de biblioteca pública en Sabadell requiere adaptarse al nuevo modelo de servicio descrito para dar respuesta a las necesidades de la ciudadanía, sin renunciar al camino desarrollado en los últimos años. Por ello, es imprescindible dotar a la red de las infraestructuras, las mejoras, y también de los recursos humanos y los instrumentos y órganos de gobernanza y participación necesarios para el logro del modelo y el cumplimiento del servicio preceptivo que requiere la ciudad.

Fuera de las declaraciones de principios que siempre suponen los planes, destaco la propuesta de mejora de infraestructuras pero, sobre todo, como ya he mencionado, la cuantificación concreta de la plantilla proponiendo una recuperación de la plantilla anterior al Plan de ajuste (2012) con la incorporación de dos técnicos auxiliares de biblioteca y un subalterno, de tres figuras técnicas: un educador/-a social, un gestor/-a biblioLab y un gestor/-a diseño y marketing. Y, por encima de todo, una estimación ajustada a la realidad, del presupuesto que supondría llevar a cabo todos estos proyectos, porque todos sabemos que si no hay pasta no hay plan, así de simple. No dejéis de leer (e imitar en la medida de lo posible y con su permiso) este plan…