<!–:ca–>La Generalitat ha retirat l'ajuda per pagar la matrícula universitària a les famílies monoparentals<!–:–><!–:es–>La Generalitat ha retirado la ayuda para pagar la matrícula universitaria a las familias monoparentales<!–:–>


La Generalitat ha retirado la ayuda para pagar la matrícula universitaria a las familias monoparentales. Hasta el curso 2011-2012, todos los estudiantes que formaban parte de una familia monoparental recibían el mismo trato que los de familias numerosas. Así, tenían la matrícula de la universidad gratis si cumplían unos requisitos especiales. A partir de un determinado nivel de renta estos alumnos debían abonar el 50% del precio. Para conseguir esta ayuda bastaba con presentar el carnet de familia monoparental en el momento de realizar la matrícula.

A partir de ahora, en cambio, las familias monoparentales dejan de recibir un trato especial en cuanto al pago de la universidad. El decreto de precios aprobado el 10 de julio por el Govern de la Generalitat sólo mantiene la subvención para las familias numerosas, y lo suprime en el caso de las monoparentales.

El director de Universitats, Lluís Jofre, señala que la ayuda a las familias numerosas continúa porque el Ministerio de Educación obliga a ello. En cambio, la ley estatal no regula el caso de las monoparentales, añade.

Por familia numerosa se entiende una pareja con tres o más hijos o un único progenitor –familias monoparentales– con dos o más hijos. Es decir, que los que pierden las ayudas son las familias monoparentales con un único hijo.

La carta de un lector enviada a Lavanguardia.com ayer alertó sobre esta nueva situación. Jofre señala que la Secretaria d’Universitats estudia nuevas bonificaciones para las familias monoparentales con un único hijo.

En todo caso, todavía no está claro que estos estudiantes cuenten con algún tipo de subvención. Universitats lo decidirá en los próximos días. Una de las posibilidades sería crear niveles de renta especiales para estas familias. Así, abonarían un precio menor por la matrícula.

 

(La Vanguardia ,

18 de julio de 2012)