Mensaje de error

El filtro de spam instalado en este sitio no está disponible actualmente. Según las políticas del sitio, no podemos aceptar nuevos envíos mientras se resuelve el problema. Por favor intente enviar el formulario de nuevo en un par de minutos.

Añadir nuevo comentario

Experiencias digitales: tecnologías aplicadas a los servicios y colecciones documentales

Versión para impresiónVersión para impresión

Jesús Gascón
Departamento de Biblioteconomía y Documentación
Universitat de Barcelona


The Code4Lib journal. <http://journal.code4lib.org>. [Consulta: 01/02/2012].

Cuando esta publicación aparece por primera vez, al finalizar el 2007, la presencia de la informática y las tecnologías de la información y la comunicación en bibliotecas, archivos e instituciones similares, era ya habitual. Eran centros que hacía tiempo vivían en un estado de cambio progresivo y de adaptación al cambio, y donde ya se daba una amplia oferta de servicios digitales, consolidados e integrados en la realidad cotidiana de cualquier biblioteca. La constante ampliación de estos servicios y el gran número de nuevos productos y tecnologías aplicables de una u otra manera hace difícil al profesional de la información estar al día y valorar adecuadamente las posibilidades de incorporarlas a su centro.

Code4Lib journal es una revista que quiere, partiendo de esta realidad, ofrecer a la comunidad bibliotecaria (en un sentido muy amplio: personal de bibliotecas, archivos y museos, según la misma revista declara) información práctica para profundizar y avanzar en el desarrollo de los servicios digitales en la biblioteca, centrándose en las herramientas y programas aplicados, en aplicaciones tecnológicas y en experiencias de profesionales de la información, más que en las de informáticos. Aunque calificarse de revista «por y para bibliotecarios» (en un sentido muy amplio de la profesión), también quiere ser un punto de unión entre bibliotecarios y programadores, a los que quiere hacer ver la necesidad de trabajar conjuntamente y de adaptar sus productos a contextos y situaciones con necesidades diferenciadas, que su cliente bibliotecario conoce de primera mano, pero a las que no se suele prestar suficiente atención.

La misma publicación dice en su presentación que cubre un nicho de mercado: la descripción de programas y sus aplicaciones "más allá de la pura investigación teórica en bibliotecas digitales». De hecho, la mayoría de contribuciones trata de programas y tecnologías para la creación y explotación de servicios y colecciones digitales, y del uso de los ordenadores en la biblioteca y servicios relacionados, y de aplicaciones creadas para mejorar los programas habituales para la gestión de la información. No se limita a la descripción o fundamentación de la herramienta, sino que intenta dar elementos suficientes para poder valorar en comparación con otros similares y evaluar el contexto y el impacto.

Respondiendo a la temática tratada, es una revista electrónica de acceso abierto, sin equivalente impreso, y donde cada contribución es editada en un formato similar al de un blog, de modo que puede haber interactividad, reflejada en los comentarios de los lectores o del mismo autor, que puede responder a los primeros o añadir modificaciones y actualizaciones.

Detrás de la revista está la comunidad Code4Lib, red profesional y social de especialistas en el campo (literalmente, en su presentación "colectivo de hackers, diseñadores, arquitectos, conservadores, catalogadores, artistas y instigadores de todo el mundo, que trabajen principalmente para y con bibliotecas, archivos y museos en 'cosas de tecnología' ". Y que quiere trabajar, a la manera de los proyectos de código abierto, con una abierta cooperación para el intercambio y distribución de ideas y experiencias. La comunidad nació en 2005 a raíz del contacto entre profesionales en una lista de distribución. Desde entonces hacen conferencias anuales (la primera en 2006) y mantienen medios como un canal IRC, un wiki, un agregador de blogs y esta revista que, de hecho, nació como un experimento en esta línea, que ya se puede considerar fructuoso y consolidado.

El primer número aparece en diciembre de 2007 y desde entonces sale con periodicidad trimestral, más o menos puntualmente a la última semana (o primera del mes siguiente) de marzo, junio y septiembre, aunque el último año se ha ido retrasando un mes de media.

Se publican artículos, reseñas de monografías y software, congresos, informes de proyectos y actividades ... La media de los seis a los diez artículos por número, con una o dos reseñas o comentarios. Abundan, por el cariz práctico que quiere dar a la temática, las experiencias y estudios de caso y descripciones de proyectos, comparaciones o comentarios sobre programas o aplicaciones innovadoras o descripciones de buenas prácticas. Hay, también, algunos artículos más «teóricos» sobre problemas y prospectivas relacionados con la tecnología y la biblioteca.

En los quince números publicados hasta el momento, se pueden encontrar temáticas diversas, pero destacan las contribuciones relacionadas con experiencias de mejora en la explotación de catálogos (conversión de MARC a otros formatos, gestión y explotación de registros bibliográficos y autoritativos, software de bases de datos ...), asignación y uso de metadatos, desarrollo de aplicaciones web, aplicaciones para teléfonos móviles (vinculadas a servicios de información y consulta), visualización de la información, interacción de usuarios con sistemas, uso de programas como Drupal con diferentes objetivos ... En muchos de ellos, reflejando la naturaleza colaborativa de la publicación, se incluyen pantallas con partes del código fuente de los algoritmos creados para alguna aplicación. Cabe decir que el mayor grueso de contribuciones proviene del ámbito de las bibliotecas universitarias, situación por otra parte previsible, por los mayores recursos que suelen tener, sin embargo, son aplicaciones fácilmente aplicables a cualquier entorno documental.

La revista quiere publicar todo artículos prácticos y alienta especialmente los trabajadores de bibliotecas para expliquen las experiencias y programas creados para casos concretos. Por ello, excluye algunas maneras de hacer típicas de revistas del ámbito científico y académico que consideran que pueden retraer la participación de personas que no pertenecen al ámbito académico. Así, aunque remarcó que las contribuciones deben tener una calidad mínima, no da criterios formales ni directrices de presentación, o recomienda no incluir revisiones bibliográficas ni estados de la cuestión, sino pasar directamente a las aplicaciones y experiencias. Las contribuciones tienen formatos a medio camino entre el artículo científico y el artículo de un blog o la contribución a una lista de distribución.

Igualmente, aplican en la recepción de originales un sistema de proceso editorial, no una mera evaluación de expertos que acepta o no la contribución (y que no queda excluida para un futuro, como complemento al proceso): es decir, el comité editorial, al recibir una propuesta, trabaja, si es necesario, conjuntamente con el autor hasta que la propuesta llega a tener, mediante sugerencias de cambios por parte de todo el consejo, la calidad o características deseadas. Este proceso, más lento y gravoso para la revista, posiblemente, es acertado, ya que alienta a participar a personas que, con un procedimiento más riguroso, de aceptación o no de un original ya terminado, no se creerían capacitadas para hacerlo.

El planteamiento puede parecer poco ambicioso y contraproducente, pero al contrario, alcanza el objetivo buscado y las contribuciones son, efectivamente, escritas mayoritariamente por personal que trabaja «al pie del cañón» con estas tecnologías y con un carácter muy práctico. La calidad, por otra parte, es alta y las contribuciones suelen estar bien fundamentadas y razonadas, con un desarrollo de las aplicaciones muy comprensible y francamente útil. Por otro lado, el formato se revela ágil y práctico, que es, en el fondo, una aspiración de la publicación y la comunidad que lo edita.

Tenemos, por tanto, un buen medio para los profesionales donde encontrar información, comprensible y orientada a nuestras necesidades, sobre novedades tecnológicas aplicables a los servicios que ofrecemos. Además, nos ofrece ideas y prácticas fácilmente aplicables en contextos similares, por lo que tiene un componente práctico que es de agradecer, y con la posibilidad de poder interactuar con los autores y otros lectores, o de participar en otros medios de misma comunidad editor. Poco más podemos pedir a ellos.