La información "en casa": distribución electrónica de sumarios de revistas

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviarEnviar
Josep Manuel Rodríguez-Gairín
Facultad de Biblioteconomía y Documentación
Universitat de Barcelona
 

Journal TOCs: The latest Journal Tables of Contents. Institute for Computer Based Learning (ICBL), School of Mathematical and Computer Sciences at Heriot-Watt University.<http://www.journaltocs.ac.uk/>. [Consulta: 23/04/2011].
 

La verdad es que cuando quiero comprar algo, normalmente me gusta ir a la tienda y elegir, pero cuando se trata de un producto que conozco no tengo ningún inconveniente, y de hecho agradezco, que me lo lleven a casa. En el mundo de la documentación me pasa algo parecido y un claro ejemplo de ello lo constituye la distribución de sumarios de revistas.

Los que ya tenemos cierta edad sabemos muy bien que este tipo de servicios no son nuevos de la era de Internet, ni siquiera de los formatos digitales. En los años 80 uno de mis primeros trabajos como becario en la biblioteca de la Facultad de Medicina en la Universidad de Barcelona fue fotocopiar las tablas de contenidos de las revistas y hacer dossieres para distribuir entre los médicos. Lo recuerdo como un servicio muy agradecido por los usuarios aunque el esfuerzo y gastos, tanto en tiempo como en papel, difícilmente lo justificarían en el marco de la crisis actual.

Con la llegada de los ordenadores y del mundo digital, este tipo de servicios adquirieron un nombre propio: diseminación selectiva de la información (DSI). Recuerdo perfectamente los disquetes de 3,5 pulgadas del Current Contents que llegaban semanalmente a la biblioteca y los perfiles de búsqueda en bases de datos que se guardaban y actualizaban periódicamente.

Internet ha contribuido a desarrollar cambios significativos en este tipo de servicios. La aparición del correo electrónico sustituyó los boletines en papel por boletines que se alimentaban de tablas de contenidos introducidas manualmente en los sistemas informáticos o cargadas de archivos provenientes de los distribuidores de revistas. En este grupo de servicios recordamos la distribución de sumarios de revistas en bibliotecas españolas como la UPC, la Universidad de Alicante o el Consorcio de Bibliotecas Universitarias Catalanas entre otros. Estos sistemas dependían inicialmente de los sumarios facilitados por agregadores de contenidos como EBSCO o Swets y los formatos facilitados no siempre eran lo suficientemente estandarizados ni los sumarios llegaban de manera puntual.

En la actualidad, y hablando a nivel español, parece ser que uno de los pocos servicios que aún se mantienen con fuerza es Dialnet, promocionado por la Universidad de La Rioja y que cuenta con la participación de más de 50 universidades con la reciente incorporación del Consorcio de Bibliotecas Universitarias Catalanas. Dialnet combina la distribución de sumarios con el hospedaje de textos completos tanto de revistas como tesis, libros o colectivos.

Una inflexión en este tema surge cuando son los propios editores los que distribuyen las tablas de contenidos y lo hacen utilizando formatos estandarizados aprovechando tecnología XML / RSS. Estos servicios permiten combinar la distribución por correo electrónico con al posibilidad de recuperar el sumario con un lector de RSS evitando por tanto los problemas de correo no deseado que a veces se producen con este tipo de mensajes.

Jounal TOCs es un buen ejemplo de lo que estamos hablando. Este servicio es propiamente un agregador de tablas de contenido de revistas desarrollado por el Institute for Computer Based Learning de la Heriot-Watt University. Surge inicialmente de un proyecto de investigación subvencionado por el JISC (Joint Information Systems Committee) que tiene como investigador principal al Dr. Santiago Chumbe.

Journal TOCs aprovecha el estándar OPML (Outline Processor Markup Language) http://www.opml.org/ para recolectar tablas de contenido de más de 750 editores. Este estándar se utiliza básicamente para listar varias fuentes RSS juntas y es aprovechado por los editores para difundir conjuntamente las tablas de contenidos de las diferentes revistas que publican.

JournalTOCs actualmente contiene información sobre más de 15.000 revistas. El servicio es gratuito por lo que cualquier usuario puede suscribirse a cualquiera de las revistas y recibir en su correo electrónico o incorporar al agregador de feeds los nuevos contenidos a medida que van apareciendo. Este último punto es importante pues en muchos casos los contenidos no siguen la periodicidad clásica de las publicaciones sino que van llegando a medida que se van publicando en línea. Sin embargo han desarrollado también una interfaz de programación (API) que permite a los webmasters acceder a la totalidad de la base de datos y meter los resultados en sus catálogos, portales o "widgets".

La página principal contiene información sobre la distribución de artículos por disciplinas así como estadísticas sobre la distribución de suscripciones para revistas. Viendo los datos hay algún hecho que me sorprende (o quizás no) y que merece un comentario. El grueso de artículos lo concentra la Medicina con un 20% del total, seguido de especialidades como la Biología, Ingeniería e informática. En la relación de especialidades no figura la Biblioteconomía y Documentación entre las 25 primeras.

Hasta aquí todo parece lógico. El entorno biomédico siempre ha sido puntero en aspectos relacionados con la normalización bibliográfica. Conviene recordar que el formato de citas bibliográficas Vancouver nace de la propuesta del International Commitee of Medical Journal Editors y que revistas como Nature fueron pioneras en desarrollar el envío de sumarios por RSS (http://www.prismstandard.org/news/2004 / 0806.asp) adoptando estándares como PRISM - Publishing Requirements for Industry Standard Metadata (http://www.idealliance.org/specifications/prism/)

Lo que resulta cuando menos curioso es que analizando las revistas más suscritas en Journal TOCs, entre las 15 primeras, 11 son del entorno de biblioteconomía y documentación y las otras cuatro de medicina. Parece lógico que en este ranking figuren Nature, Lancet o Jama pero que por delante de estas figuren Library Hi Tech Journal, The Electronic Library, J. of Information Science o D-Lib Magazine me da que pensar. Quizá sí que en nuestra especialidad estamos muy concienciados de la importancia de este tipo de servicios que hacen llegar la información al punto que se produce o quizás es que este tipo de servicios no son suficientemente conocidos en el resto de disciplinas.

Es cierto que los investigadores pueden suscribirse individualmente en cada una de las revistas directamente en la editorial pero servicios como Journal TOCs facilitan no tener que ir editorial por editorial. Es el mismo papel que han desarrollado los distribuidores de bases de datos clásicamente o en un marco más actual, los portales recolectores de repositorios como Recolecta http://www.recolecta.net/ o OAISTER (actualmente formando parte de OCLC).

En definitiva, servicios como Journal TOCS nos hacen llegar a casa la información más actual de aquellas especialidades que nos interesa, sin movernos del sofá y sin tener que navegar erráticamente por Internet para encontrarlos.

Comentarios

Josep-Manuel, el motivo por el cual hay varias revistas en biblioteconomía y documentación entre las revistas más suscritas en JournalTOCs podría explicarse (1) por el hecho que los bibliotecarios cumplen un rol de selección y diseminación de información para sus usuarios y por lo tanto mantienen subscripciones con servicios como JournalTOCs, y (2) porque cuando hicimos el proyecto con el JISC, los primeros usuarios que invitamos fueron bibliotecarios, en particular de las universidades británicas.