Prescribir libros para mejorar la salud mental: una alianza entre la biblioteca pública y los profesionales de la salud

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviarEnviar

Aurora Vall
Facultat de Biblioteconomia i Documentació
Universitat de Barcelona


The Reading Agency; Society of Chief Librarians (2015). Reading Well Books on Prescription: Evaluation 2014-15. October 2015. 36 p. Disponible en: http://readingagency.org.uk/news/RWBOPEvaluationReport2015.pdf [Consulta: 29/01/2015]


En enero de 2013, cuando la crisis económica se había instalado definitivamente en la sociedad británica y los recortes a los servicios públicos crecían en la misma proporción que los ciudadanos los necesitaban, la Society of Chief Librarians juntamente con el Ministerio de Cultura promovieron los 4 universal offers, cuatro propuestas estratégicas orientadas a la creación y mantenimiento de unos servicios básicos que todas las bibliotecas públicas debían ofrecer. La idea subyacente era dar un valor real al entorno local de manera que todos los servicios que se proporcionasen se planteasen de manera integral, contando siempre con la biblioteca pública como referente y promotora de alianzas con los diferentes agentes implicados, atendiendo de manera especial los grupos más vulnerables. La primera de estas propuestas era, precisamente, la salud (Public Library Universal Health Offer). A grandes rasgos, la biblioteca pública puede participar activamente en la salud y en el bienestar de los ciudadanos y de la comunidad mediante la oferta de un amplio abanico de servicios que incluyen información de calidad sobre salud, promoción de la salud y actividades, además de espacios comunitarios no sanitarios (tercer espacio).

Es en este contexto que nace el programa Reading Well Books on Prescription promovido por The Reading Agency y la Society of Chief Librarians, con la participación de una serie de organizaciones y entidades vinculadas con la salud (Department of Health, Royal College of General Practitioners, Royal College of Psychiatrists, Royal College of Nursing, The British Psychological Society, etc.). Su objetivo es ayudar a las personas a gestionar mejor su salud mental y su bienestar mediante una serie de recomendaciones de lecturas, seleccionadas previamente por especialistas, que se encuentran disponibles en la biblioteca pública; la prescripción de estos libros puede hacerse a través de los servicios y asociaciones relacionados con la salud o bien dirigiéndose directamente a la biblioteca. Se trata de aprovechar al máximo el conocimiento de los profesionales de la salud y las oportunidades que proporciona la biblioteca pública (profesionales, recursos informativos de calidad, y el hecho de poder llegar a un espectro de población muy amplio). Actualmente, este programa se plantea desde una doble perspectiva. Una, iniciada el mismo 2013 y que se centra en los problemas de salud mental de alta prevalencia en la sociedad (depresión y ansiedad); y otra, iniciada en enero de 2015, que trata la demencia.

Este impulso institucional del programa ha conllevado elaborar informes de evaluación anuales como el que ahora nos ocupa y hacer públicos los materiales para su implementación.1

El informe de evaluación correspondiente a junio 2014-junio 2015 consta de un resumen ejecutivo que hace casi innecesaria la lectura del resto porque es suficientemente extenso y descriptivo. Los principales aspectos que se evalúan son: el alcance del programa, el impacto en los usuarios (tanto los que utilizan la línea vinculada a los problemas de salud mental más frecuentes como los que utilizan la de la demencia), el impacto en los prescriptores y en los agentes vinculados al ámbito de la salud, el impacto en la biblioteca, y acaba con unas conclusiones y recomendaciones.

Dado que se trata de un proyecto de alcance nacional, se optó por evaluar un área delimitada (sudeste de Inglaterra) que cumplía con todos los elementos que permitían hacer una proyección de los resultados. Con lo que no contaron fue con una tasa de respuesta tan baja (a causa, probablemente, de las metodologías seguidas y a la poca consolidación todavía del programa) que los resultados deben valorarse con mucha prudencia; con todo, las tendencias identificadas se corroboran con los resultados de las encuestas de salud de la población inglesa.

Algunos datos significativos:

  • Los usuarios del programa que leen sobre salud mental son los mismos pacientes. Un 90 % ha encontrado muy útiles las lecturas para entender mejor su problema de salud mental. Un 85 % gestiona mejor sus síntomas después de leer los libros recomendados. Un 55 % considera que la lectura los ha ayudado a reducir los síntomas. Los profesionales de la salud, en sus respuestas, confirman estos resultados y valoran muy positivamente el programa.
  • Los usuarios del programa que leen sobre demencia son, esencialmente, familiares o cuidadores de enfermos. Un 92 % creen que los libros les son útiles. Un 73 % considera que la lectura los ayuda a entender mejor la demencia. Un 67 % han encontrado en los libros y en los materiales relacionados recursos de apoyo. Los profesionales de la salud corroboran estos resultados y valoran especialmente la biblioteca como tercer espacio.
  • En los dos casos, se trata de personas que ya eran usuarias de la biblioteca pública (90 %).
  • Los profesionales de la salud infrautilizan el programa (un 25 % no lo utiliza nunca). Casi un 75 % de los usuarios del programa ha accedido a través de la biblioteca pública y no desde los circuitos de la salud.
  • El 88 % de las bibliotecas dicen que el programa los ha ayudado a crear nuevas alianzas en su entorno local (servicios de salud, asociaciones de enfermos, etc.). El 61 % ha aumentado el préstamo.

La evaluación concluye que es un programa con un gran potencial y ya se plantea una ampliación de su alcance abriéndolo a los niños y a los jóvenes (un colectivo vulnerable y también con problemas relacionados con la salud mental). Se constata, además, que es necesaria una mayor implicación por parte del entorno sanitario (profesionales, entidades, organizaciones) para poder llegar a un mayor número de usuarios; en este sentido, proponen aumentar la difusión entre estos colectivos y hacer un seguimiento más directo y regular.

El programa Reading Well Book on Prescription disfruta de buena salud y las perspectivas son optimistas. He aquí una buena práctica a tener en cuenta.


1Son de consulta imprescindible; hay desde trípticos a modelos de cartas o listas de libros. Reading Well Resources: <http://readingagency.org.uk/adults/practitioners-guides/reading-well-res.... [Consulta: 29/01/2016].