Papel y pantalla: el medio es la lectura

Ana González Tornero
Profesora asociada
Departamento de Filología Hispánica, Teoría de la Literatura y Comunicación
Universitat de Barcelona


Kovač, Miha; Weel, Adriaan van der (eds.) (2020). Lectura en papel vs. lectura en pantalla. Trad., Laura Tibaquira. Bogotá: Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC). 140, [6] p. (Dosier CERLALC. Ecosistema del libro). Disponible a: <https://cerlalc.org/publicaciones/dosier-lectura-en-papel-vs-lectura-en-pantalla/>. [Consulta: 14/02/2021].


El Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC) ha publicado la traducción de un dosier muy útil, que difundió previamente la revista First Monday en 2018. Diversos expertos del proyecto Evolution of Reading in the Age of Digitisation (E-READ) reflexionan en esta obra sobre la repercusión de la tecnología en los procesos de alfabetización, sobre la coexistencia de dispositivos digitales con el libro impreso y con la escritura manuscrita, y sobre los efectos de la biblioterapia.

Lectura en papel vs. lectura en pantalla trata ejes clave en el debate contemporáneo en torno a los libros y a la lectura: el contraste entre la materialidad del papel y la intangibilidad digital –Miha Kovač, Adriaan van der Weel, Anne Mangen, Theresa Schilhab, Gitte Balling, Anežka Kuzmičová, Mirit Barzillai y Jenny M. Thomson–; el perfil lector de los nativos digitales –Hildegunn Støle y Pasqualina Sorrentino–; o los efectos terapéuticos de la lectura compartida en línea –Moniek M. Kuijpers–. Los autores estudian la complejidad del tema para ir más allá de dicotomías e invitan a considerar los pros y los contras digitales, a sopesar en qué contextos y a quiénes benefician los dispositivos electrónicos, o a entender la hibridez del ecosistema del libro según las necesidades y los canales más adecuados para los lectores.

El volumen apunta cambios hacia los que se dirigen las formas de lectura. Recoge, además, una numerosa bibliografía que corrobora empíricamente las tesis expuestas en los artículos y permite adentrarse en el panorama científico de la investigación. Así pues, tanto los lectores interesados en los futuros del libro como los profesionales del sector encontrarán en esta obra reflexiones argumentadas sobre temas clave de la lectura y la alfabetización.

Partiendo de datos, análisis detallados y conocimientos sólidos, los colaboradores del dosier ahondan en cuestiones como el acto de leer en contextos digitalizados, la postextualidad, los modos de escritura, los nativos digitales, la biblioterapia, la comprensión y nuevos enfoques de iniciación a la lectura. De los estudios se extraen consideraciones prácticas para el fomento lector. Por ejemplo, la necesidad de incrementar la cooperación entre desarrolladores tecnológicos, expertos en educación y lectores; o la importancia de impulsar debates sobre la transformación digital, sin sesgos y basados en evidencias. Así, sería posible encontrar otras formas de lectura que facilitaran la alfabetización y la comprensión, además de lograrse estrategias para mejorar las pedagogías digitales.

Los autores llaman la atención sobre aspectos que afectan al desarrollo cognitivo y a los procesos de comprensión en lectores infantiles y juveniles. Diversas investigaciones han probado empíricamente que la lectura de textos largos es más efectiva a partir de libros impresos. Los anclajes de la materialidad que facilitan el recuerdo y el distanciamiento de las actividades multitarea facilitan la comprensión de obras extensas de contenido profundo. Esto, además, se ha comprobado que sucede también en los estadios iniciales de la escritura.

Según señala el grupo E-READ, el perfil diverso de los lectores no debe perderse de vista. El hecho de que los más jóvenes sean nativos digitales no implica que sus habilidades para leer en pantalla vengan incorporadas de nacimiento, ni que sepan manejar tecnología avanzada. En su entrenamiento alfabetizador y lector se demuestra que el acompañamiento familiar y educativo resulta imprescindible para generar un buen aprendizaje.

Las conclusiones que arroja Lectura en papel vs lectura en pantalla indican que los nativos digitales presentan una menor comprensión general de textos electrónicos extensos. Esto demuestra que el soporte repercute en la lectura profunda, aunque los participantes de los estudios, irónicamente, muestren más confianza en sus capacidades digitales. En contraste, la tecnología beneficia a personas con necesidades especiales, así como a la mayoría de lectores, si se promueve una lectura consciente. De ahí que los autores llamen a detectar y corregir los hábitos lectores fragmentarios, superficiales y dispersos.  Confirman, pues, que la lectura sigue siendo un reto para la sociedad.

Estos expertos apuntan la importancia de crear estrategias que contrarresten los efectos de distracción de las pantallas y que garanticen oportunidades de lectura para subsanar la brecha entre la comprensión en papel y la digital. De esta manera se lograría, tal como apunta Maryanne Wolf, un cerebro lector bialfabetizado capaz de leer con igual profundidad en cualquier formato o dispositivo.

Diariamente, hallamos contextos donde priman la infoxicación y la desinformación; no obstante, un sólido bagaje lector puede proporcionar el contrapeso necesario para neutralizarlas. Los soportes digitales tienden a generar prácticas de barrido de información y cognición superficial que impiden la lectura profunda. Si, además, sumamos las dinámicas de la apresurada vida actual, no extraña que la nuestra, entre otros marbetes, empiece a ser conocida como La civilización de la memoria de pez, título de un reciente ensayo de Bruno Patino (Alianza Editorial, 2020). Por eso, la promoción de la lectura impresa no debe asociarse con la defensa de ideales sin sustento objetivo, ni con la voluntad de recuperar pedagogías superadas, ni siquiera con el refugio neoludita. Se trata de acompasar el indispensable progreso tecnológico con la razón, la práctica emocional y la lectura diversa, puesto que no solo obtenemos información al leer; también ampliamos conocimientos, aprendemos técnicas inferenciales, adquirimos perspectivas, reforzamos la actitud crítica, ganamos salud y aumentamos la empatía.

Nota. Esta reseña se publica simultáneamente en el Blog de l’Escola de Llibreria.

Datos FAIR: hoja de ruta del factor humano, antes de la desilusión

Ciro Llueca
Director de Biblioteca i Recursos d’Aprenentatge
Director Editorial UOC
Universitat Oberta de Catalunya (UOC)


Barker, Michelle; Manola, Natalia; Gaillard, Vinciane; Kuchma, Iryna; Lazzeri, Emma; Stoy, Lennart (editors); Piera, Jaume (2021). Digital skills for FAIR and open science: report from the EOSC Executive Board Skills and Training Working Group. Brussels: European Commission. 67 p. Disponible en: <https://doi.org/10.2777/59065>. [Consulta: 30/03/2021].


En 2015, la Comisión Europea inició los trabajos para la creación del European Open Science Cloud (EOSC) que, cinco años y 320 M € más tarde, culminó con un prototipo de una infraestructura digital que persigue la compilación de todos los datos, servicios y herramientas de la Ciencia abierta que se generarán en la UE durante los próximos años, para ponerlos a disposición de la comunidad científica. El proyecto es ambicioso: quiere transformar la manera en que los investigadores acceden a los datos y los comparten, posicionando la UE en el liderazgo mundial en la gestión de datos de investigación.

Una relación en tensión: ciencia abierta y evaluación científica en Iberoamérica

Nancy Diana Gómez
Grupo Tecnodoc
Universidad Carlos III de Madrid (UC3M)


Babini, Dominique; Rovelli, Laura (2020). Tendencias recientes en las políticas científicas de ciencia abierta y acceso abierto en Iberoamérica. Ciudad Autónoma de Buenos Aires: CLACSO; [Madrid]: Fundación Carolina. 184 p. (Ciencia abierta). Disponible en: 
<http://webcarol.antares-e.com/wp-content/uploads/2020/12/Ciencia-Abierta.pdf>. [Consulta: 10/02/2021].


El objetivo que persigue el informe es analizar el estado de las investigaciones y las políticas científicas en ciencia abierta, datos abiertos de investigación y acceso abierto en Iberoamérica, haciendo hincapié en la incidencia de estos paradigmas en la evaluación científica.
 
Para llevarlo a cabo plantea las siguientes acciones:

- Iniciar un debate sobre la evaluación científica y los indicadores de calidad considerados en la región.

- Contribuir a una comparación sistemática entre las políticas y lineamientos de la ciencia abierta, el acceso abierto y datos abiertos vinculados a las trayectorias de investigación de los científicos.

- Analizar alternativas, para vincular la evaluación de las publicaciones científicas con sus indicadores de impacto en el contexto del acceso abierto de cada país.

- Difundir las experiencias exitosas.

Las CONTU Guidelines y el préstamo interbibliotecario en los Estados Unidos: una mirada legal

Silvia Losa Vidal
Técnica en propiedad intelectual - Biblioteca
Técnica en protección de datos - Gerencia
Universitat Pompeu Fabra (UPF)


Oakley, Meg; Quilter, Laura; Benson, Sara (2020). Modern interlibrary loan practices: moving beyond the CONTU guidelines: an ARL white paper. Washington, DC: Association of Research Libraries. 42 p. Disponible en: <https://doi.org/10.29242/report.contu2020>. [Consulta: 14/02/2021].


La Association of Research Libraries de los Estados Unidos (ARL, en adelante) publicó, el verano de 2020, un informe para animar a las bibliotecas de aquel país a dejar de aplicar las CONTU Guidelines, es decir, las directrices que siguen muchas de las bibliotecas americanas para el envío y solicitud de copias de documentos (no de originales) a través del servicio de préstamo interbibliotecario.

La legislación de los Estados Unidos sobre derechos de autor, a través de la Copyright Act, autoriza el préstamo interbibliotecario de documentos físicos. Esto es así porque lo considera dentro de la llamada «doctrina de la primera venta» (es decir, de una manera simplificada, una vez el autor ha autorizado la primera comercialización de su obra, pierde el derecho de continuar autorizando las subsiguientes ventas, préstamos u otros actos de distribución); por lo que se refiere al envío de copias, la Copyright Act prevé una excepción específica para realizar reproducciones de las obras para ser facilitadas a través del servicio de préstamo interbibliotecario, siempre y cuando el envío agregado de estas no pueda substituir la subscripción o adquisición de una obra por parte de la biblioteca peticionaria; y también, incluye una excepción más genérica, la excepción probablemente más popularmente conocida de los derechos de autor de aquel país, la llamada excepción del fair use que permite legitimar igualmente, en muchos casos, la realización de copias para el préstamo interbibliotecario.1 

Un análisis necesario para un debate imprescindible

Maite Comalat
Facultat d’Informació i Mitjans Audiovisuals
Universitat de Barcelona (UB)


José Pablo Gallo León (coord.) (2020). Balance y proyección del informe «Prospectiva 2020: las diez áreas que más van a cambiar en nuestras bibliotecas». [Madrid]: Ministerio de Cultura y Deporte. Subdirección General de Atención al Ciudadano, Documentación y Publicaciones. 19 p. Disponible en: <https://es.calameo.com/read/000075335a95a56759aa5>. [Consulta: 28/01/2021].


En octubre de 2020, el Grupo de Trabajo de Prospectiva del CCB (Consejo de Cooperación Bibliotecaria) presentó los resultados del balance del informe que este mismo grupo publicó el año 2013 con el objetivo de dibujar la realidad de 2020. El año pasado fue, pues, el momento de valorar la evolución de las tendencias que se habían fijado. Tal y como se comenta en el documento-balance, esta es una tarea poco habitual, que se hace menos de lo que sería deseable, y este ya es un primer elemento que hace interesante el documento y su lectura. 

El balance tiene por objetivo evaluar el cumplimiento del futuro que se predecía y explorar la vigencia de las tendencias que se vislumbraban con un condicionante importante para tener en cuenta y es que «el texto original se conformó según una situación ahora desaparecida definitivamente.» (p. 4) El balance tiene, además, otras diferencias respecto al documento que evalúa, y es que el equipo que lo ha hecho es significativamente diferente porque algunos de los miembros han cambiado de contexto laboral y otros no han podido participar en él. Esto es perceptible en la lectura del documento donde el papel y evolución de algunas bibliotecas, y en especial en algunas comunidades autónomas, son motivo de reflexión y valoración extensa respecto a otros que se tratan de manera poco profunda aunque su papel y su implantación en el Estado sea mucho más generalizada. Esto, que no le resta interés al balance, sí que sería un elemento que trabajar más a fondo en el futuro. 

Páginas

Suscribirse a blok de bid RSS