Aquí hi ha els textos d'aquesta secció

Texts polítics

Presentació de la Revista DUODA

Text en format PDF

R.54 ISABEL GONZÁLEZ GONZÁLEZ

Rev. DUODA 54 Presentació

Llibreria Pròleg, 29 de novembre de 2018

La relación que inspira


Buenas tardes a todas, profesoras, compañeras y amigas, de este camino que hemos decidido transitar que es vivir la diferencia, del cual no hay un mapa, pero sí señales que nos permiten adentrarnos sin miedo, o al menos solo con un poco, porque mientras caminamos, a veces a tientas, nos vamos encontrando con voces que nos guían e inspiran a encontrar nuestra propia ruta y nuestra propia voz.
Como profesora de matemática que soy no creo en el azar, sino en las probabilidades de ocurrencia de ciertos sucesos. Es por dicho motivo que cuando me preguntan por qué llegué a Duoda, les digo que la probabilidad de ocurrencia era casi igual a uno. Cuando llegué encontré un punto de intersección entre mis dudas y el deseo de saber qué era eso de vivir la diferencia, porque los discursos de igualdad, tan comunes en nuestro diario vivir, estaban muy alejados de lo que buscaba.
Mientras cursaba un Máster de Investigación en la UB, llegó a mis manos la Revista de Duoda Nº35 que tenía como tema monográfico “El sí a la relación educativa”, y después de leerla, algo en mí cambió. Estos textos estaban llenos de verdad, pero no esa verdad absoluta que se estila en la academia, había una verdad singular y única, que me permitía vivir lo relatado y abrirme a otras formas de comprender la realidad. Siendo ya alumna del Máster de Duoda, leí los artículos del monográfico Nº40 “La historia viviente” y nuevamente me cautivaron, porque conocí otra forma de relacionarme con la historia, una que no elimina la alteridad, sino que más bien la integra. Aprendí que hay una historia viviente en cada una de nosotras, que es una práctica de la diferencia sexual que nos conecta con nuestras entrañas como dice María Zambrano, y que también es una forma de humanizar a la sociedad.
Cuando me invitaron a participar en esta presentación y leí el título del monográfico “La relación que inspira”, me sentí inmediatamente seducida, porque muchas de las relaciones que he entablado con las maestras que escriben en él, han sido una fuente de inspiración también para mí. Este número está lleno de citas que te invitan a reflexionar sobre la importancia que tiene escribir y vivir las relaciones como mujer, o mejor dicho en palabras de María-Milagros Rivera Garretas “Tener en cuenta que soy una mujer cuando escribo, es una acción política trascendente” . En su artículo nos relata la creatividad de las relaciones duales entre mujeres, como las que establecieron Emily Dickinson, Virginia Woolf y Eulária Anzizu, y cómo mi elegir ser mujer (que no es una elección), es definible como algo político, que transforma lo personal en algo compartido.
“La imaginación no genera pruebas sino posibilidades” nos relata Anna Paola Moretti para resaltar la trascendencia que tiene evocar la imaginación, en la comprensión y creación de la historia. Poner en juego la subjetividad abre la puerta a nuevas posibilidades de relacionarnos con el pasado y suscitar una historia más verdadera, al traer a la luz todo aquello que fue y es marginado de la historia tradicional. En sus palabras “Tejer el hilo para mostrar posibles nexos, poniendo como interprete nuestra subjetividad, es hacer genealogía femenina” , es decir, es hacer historia tomando en cuenta la diferencia sexual. Es a partir del cuerpo que construimos un pensamiento, como una experiencia, y esta nos faculta para recuperar las potencialidades y saberes inscritos en él. Esta experiencia de ser-cuerpo nos permite elaborar un pensamiento singular, que no es neutro, y se convierte en una verdadera autoridad política, que parte de sí para abrirse al mundo, siempre en relación. Esto es libertad femenina.
Admitir que somos seres racionales, nos ha alejado cada vez más de nuestro sentir, ese que pareciera estar en otra dimensión, o como señala Chiara Zamboni “El sentir es el umbral entre consciente e inconsciente” . En este artículo Chiara plantea que el sentir es la clave del vínculo entre feminismo e inconsciente. Trae a la presencia una inquietud que compartimos muchas mujeres que partimos de nuestro sentir, pero que a veces nos sentimos atrapadas en él y necesitamos de un proceso de simbolización para integrarlas a nuestra vida. Es ahí donde la palabra y las prácticas de las relaciones se tornan nuestras mejores aliadas, esencialmente las que realizamos entre mujeres. Confiar en nuestro sentir es el primer paso nos dice Chiara, pero necesitamos de las palabras para convertirlas en experiencias significativas no sólo para mí, sino que también para otras.
El feminismo de la diferencia trae consigo una nueva mirada, pero que en el fondo no es nueva, ha estado presente desde siempre, solo hay que saber dónde buscarla, y la poesía es uno de los lugares en los que podemos encontrarla como señala Nieves Muriel. La poesía hecha por mujeres, pone en palabras la vida en conexión con el mundo, con los sentimientos, con todo aquello que nos desgarra, con la simplicidad y la nobleza de actos como el cuidado de la naturaleza, de nuestros padres, como lo relata Juana Castro (2016) en “Los cuerpos oscuros”, por nombrar alguna de las tantas poetas que no hacen poesía, sino que lo son, es por eso que reafirmo lo que señala Nieves en este bello artículo de la Revista, la poesía femenina es el fenómeno literario español más importante del siglo XX.
En la segunda lección que tuve como alumna de primer año con mi querida maestra Laura Mercader, nos expuso “las madres, las hijas, y relación visual que se hace simbólico”. En dicha lección, parte de un consejo visual de Luce Irigaray que señala en su libro “Yo, tú, nosotras de 1987”, y nos propuso poner en palabras una experiencia visual con nuestra madre. Laura señalaba “Si poner palabras donde no las hay es un acto de política de lo simbólico o política del sentido, llenar un vacío visual implica un gesto de la política visual” y esto es lo que ha realizado la artista Rosario García- Huidobro Munita, con sus obras Somos genealogía, un homenaje a madres, hijas, abuelas, hermanas, en las que ha retratado relaciones que inspiran y recorridos de amor que acompañan. Las genealogías femeninas, nos permiten volver al origen, para re-conectarnos con la esencia, con nuestra raíz y la vida. No es ir al pasado, sino mantener un diálogo con él, para abrir nuevas posibilidades en el presente, y proyectarlo al futuro, como fruto de una relación viva. Las genealogías femeninas son relaciones de autoridad, basadas en el amor y confianza, en las que nos autorizamos a ser, sin olvidar nuestro origen, que es nuestra casa natal.
Este breve preámbulo que he realizado de los artículos que integran este número, es más que una invitación a leerlos, es una llamada a revivir las experiencias de las autoras, que nos relatan distintas relaciones entre mujeres que las han inspirado y las siguen inspirando, para que a nosotras, como lectoras, nos interpelen, y es que Duoda tiene eso, sabemos cómo llegamos, pero no tenemos idea de cómo vamos a salir, si es que alguna vez lo hacemos.

Universitat de Barcelona
Pujar ^